Artículo de Opinión

Ashley Yanez: La cultura de la cancelación es real y estoy agotada

Combined Shape

La quema de libros ha comenzado oficialmente, bueno en algún sentido. Si aún no te has enterado, la semana pasada, el Dr. Seuss fue la última víctima de la ‘cultura de la cancelación’. Ya no se publicarán seis libros del Dr. Seuss debido a que retratan a “las personas de forma hiriente e equivocada”.

Quizás te estés preguntando, ¿qué es la cultura de la cancelación? En definitiva se trata de prohibir a una persona, idea, grupo, empresa y en este último caso… libros. Esencialmente, cualquier cosa que la turba wokista (progresista) considere ofensiva y peligrosa para la sociedad.

A estas alturas, estoy mentalmente agotada tratando de mantenerme al día con qué y quién se cancela. Entre la cancelación del pensamiento conservador y la Legislatura del Estado de California que presenta un proyecto de ley AB 1084, que prohibiría que las tiendas por departamentos minoristas con más de 500 empleados que venden artículos para niños tengan carteles que dividan los productos para niños y para niñas, asegurando que las secciones sean “género neutro”. Como residente de California, puedo asegurarte que nuestro estado tiene problemas más importantes que los carteles en los grandes almacenes.

Siento que estoy viviendo en un universo alternativo o mejor aún en una novela de George Orwell. Es absolutamente ridículo y en algún momento nos tenemos que preguntar, ¿cuándo se va a terminar todo esto?

Estamos en una guerra cultural y Estados Unidos está siendo destruido por sus propios ciudadanos, no por un adversario extranjero. Como sociedad, nos preocupamos más por cancelar una gran cantidad de libros para niños y derribar estatuas históricas, que exigir respuestas de nuestros funcionarios electos sobre por qué se está aprobando un proyecto de ley en respuesta al covid de 1,9 billones de dólares, cuando se dice que menos del 10% de esos fondos están relacionados con la salud y las vacunas.

Tendencias:
Cristo y Cultura: ¿marcharía Jesucristo en apoyo del movimiento Black Lives Matter?

O mejor aún, cómo el presidente Joe Biden prometió cheques de estímulo de 2.000 dólares a los estadounidenses, si el pueblo de Georgia eligiera a ambos demócratas en las elecciones al Senado. Y ahora los estadounidenses recibirán 600 dólares menos de lo prometido.

Durante el año pasado, la cultura de la cancelación se ha deshecho de la marca de la Tía Jemima (‘Aunt Jemima’, por su original en inglés), la marca de arroz del Uncle Ben y la imagen de Mia, la mujer indígena en el paquete de mantequilla de Land O’Lakes, todo en nombre de la ‘progresión’. La izquierda se ha vuelto tan woke que ya no hay representación minoritaria en nuestros alimentos, se han borrado, enhorabuena.

Incluso los miembros de la familia de Lillian Richard, que representó a la Tía Jemima y actuó como portavoz durante más de 20 años, expresaron su preocupación el verano pasado cuando hablaron con NBC News: “Entiendo lo que está haciendo Quaker Oats porque soy negra y no quiero que promocione una imagen negativa, sin embargo, no quiero que se pierda su legado, porque si su legado se oculta, es como si nunca hubiera sido una persona”.

Y solo para darte otro ejemplo durante este tiempo interesante en el que estamos viviendo, Nasdaq presentó una propuesta en diciembre de 2020 ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. para adoptar nuevas reglas de inscripción relacionadas con la diversidad de la junta con empresas que cotizan en la bolsa.

¿Crees que Estados Unidos está siendo destruido por sus propios ciudadanos y su obsesión por la cultural de la cancelación?

En resumen, garantizaría que la mayoría de las empresas que cotizan en Nasdaq tuvieran una junta directiva diversa, desde mujeres, minorías subrepresentadas y alguien que se identifica como LGBTQ+.

Vemos ahora más que nunca que las personas son tratadas de manera diferente por el color de su piel o cómo se identifican y no por el contenido de su carácter o experiencia laboral. La verdadera igualdad, tal como luchó el Dr. Martin Luther King.

Esa última frase fue sarcasmo por si no la entendiste.

Entonces, ¿cómo llegamos a esta situación?

Este fin de semana tuve la oportunidad de sentarme y hablar sobre este mismo tema con dos políticos republicanos de California — uno de los cuales es el representante de los Estados Unidos Mike García, que trabaja en el distrito 25 del Congreso. En lo que respecta a cancelar las voces conservadoras, él ve esto como la extrema izquierda que “está usando la cultura de la cancelación como un arma, no quieren simplemente ganar en una elección, no quieren simplemente ganar en una discusión o un debate, en realidad quieren sacarte del problema, quieren que no tengas ninguna influencia. La izquierda teme que Estados Unidos escuche a los conservadores”.

Related:
Itxu Díaz: La banda de la lejía

La legisladora del estado de California Suzette Martínez Valladares, quien representa al Distrito 38, realmente dio en el clavo cuando dijo: “Para mí, hay una enorme hipocresía en esta cultura de la cancelación. Hay problemas del mundo real con los que no estamos lidiando, pero estamos hablando de cancelar al Dr. Seuss”.

Tiene razón, muchos de esos mismos estadounidenses “indignados” que se quejan sobre el Dr. Seuss se mantendrán callados sobre el tratamiento atroz de China a los uigures, el asunto de la salud mental de los niños debido al cierre de escuelas, la crisis en nuestra frontera sur, la falta de vacunas contra el coronavirus, los ataques aéreos sirios o el hecho de que el gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, ocultó al público los números de muertes debido al Covid. Estos son problemas reales, no quién está en una botella de jarabe de maíz.

Así que te pido que por favor abras los ojos, no seas woke, contrólate y tranquilízate, Karen. ¿Cuándo nos volvimos todos tan sensibles?

Justo durante el fin de semana, un columnista de opinión de The New York Times se mostró en desacuerdo con el personaje de Looney Tunes Speedy Gonzales diciendo que los amigos del ratón de dibujo animado “ayudaron a popularizar el estereotipo corrosivo de los mexicanos borrachos y letárgicos”.

El comediante estadounidense Gabriel “Fluffy” Iglesias, de ascendencia mexicana, dará voz a Speedy en la próxima película de Space Jam. Iglesias, quien ha hecho su carrera burlándose de su propio peso y la cultura hispana, tuiteó el sábado, “Soy la voz de Speedy Gonzales en el nuevo Space Jam. ¿Significa esto que también intentarán cancelar a Fluffy? No puedes atraparme, cultura de la cancelación. Soy el ratón más rápido de todo México”. Mic Drop.

Y solo bromeo un poco cuando escribo esto, pero como mujer hispana, si la turba intenta cancelar al hombre Tapatío, perderé el control. Ese puede muy bien ser mi punto de ruptura. Por favor dejen en paz a ese guapo mexicano de ojos azules, no le ha hecho nada a nadie.

Entonces, para todos los liberales o cualquiera que simplemente esté dispuesto a escuchar, deja de alentar la cultura de la cancelación, puedes pensar que estás ayudando a “la causa”, pero de hecho esto puede lastimarte políticamente y posiblemente podríamos ver a la Cámara y el Senado en manos republicanas en 2022 más rápido de lo que puedes decir “equidad”.

Las opiniones expresadas en este artículo de opinión son las de su autor y no son necesariamente compartidas ni respaldadas por los propietarios de este sitio web. Si estás interesado en contribuir con un artículo de opinión a The Western Journal, puedes obtener información sobre nuestras pautas y el proceso de envío aquí.

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español y el inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Si te gustaría suscribirte a nuestro boletín, haz clic aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección






Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , , , ,
Ashley Yanez es la ex vicepresidenta de la Asamblea Nacional Hispana Republicana de California. Vive en el sur de California y disfruta beber vino tinto, comer queso artesanal y escuchar hip-hop de los 90. Puedes seguirla en Instagram @thankuhappybirthday y en Twitter @thnkuhappybday.