Combined Shape Path 27
Comentario

Biden da excusa inquietante por genocidio de China durante foro de CNN

Combined Shape Path 27

Su propio secretario de Estado lo llama “genocidio”.

El presidente Joe Biden lo llama una “norma” cultural.

Y si nada más salió del ya vergonzoso foro de Biden presentado por CNN el martes por la noche, la revelación de que un presidente estadounidense está dispuesto a soltar propaganda china cuando se trata del exterminio de un grupo étnico fue un momento para recordar.

La pregunta surgió cuando Anderson Cooper de CNN — que no es portavoz de la derecha militante — le preguntó a Biden sobre su conversación del 10 de febrero con el presidente chino Xi Jinping.

Tendencias:
DACA derribado: El juez derriba el programa, lo deja a la izquierda aturdida

“¿Por qué Joe Biden está tratando de justificar las violaciones de derechos humanos en China?” tuiteó el director de respuesta rápida del Partido Republicano, Tommy Pigott.

“Al hablar de las acciones de China en Hong Kong y el genocidio contra los uigures, Biden dice vergonzosamente, ‘culturalmente hay diferentes normas’”.

Específicamente, Cooper preguntó sobre la opresión por parte del Reino Medio de los uigures, una minoría étnica principalmente musulmana en el oeste de China. Según los informes, la población ha sido obligada a ingresar en campos de internamiento, donde la violación sistemática, la tortura, el trabajo forzoso y las esterilizaciones forzadas son habituales.

¿Crees que la administración Biden va a pasar cuatro años apaciguando a China?

En los últimos días de la administración del presidente Donald Trump, el entonces secretario de Estado Mike Pompeo declaró oficialmente que el trato de China a los uigures constituía “genocidio y crímenes de lesa humanidad”.

Durante sus audiencias de confirmación el 19 de enero, el entonces nominado de Biden para secretario de estado, Antony Blinken, confirmó esa evaluación, según el Washington Examiner.

Pero durante el foro televisado a nivel nacional del martes — que fue observado de cerca en Beijing, sin duda — Biden tuvo una opinión considerablemente más débil.

Primero, como muestra una transcripción de la Casa Blanca, respondió con algunas palabras dispersas que sonaban como si salieran del manual de propaganda del Partido Comunista Chino — cómo la historia del país de ser “victimizado” por el mundo exterior demuestra la necesidad de una “China unida y estrechamente controlada”.

Eso ya era lo bastante malo. Lo que siguió fue peor:

Related:
Itxu Díaz: La izquierda se está quedando sin tácticas de miedo, y eso podría ser lo más aterrador de todo

“Le señalo a [Xi]: Ningún presidente estadounidense puede ser sostenido como presidente si no refleja los valores de Estados Unidos”, dijo Biden, según la transcripción.

“Entonces, la idea [es] que no voy a hablar en contra de lo que está haciendo en Hong Kong, de lo que está haciendo con los uigures en las montañas occidentales de China y a Taiwán, tratando de poner fin a la política de una sola China, haciéndola contundente — dije — y por — él dijo que — lo entiende. Culturalmente, hay diferentes normas que se espera que sigan cada país y ellos — sus líderes”.

¿Diferentes “normas”?

Está bastante bien establecido — desde la sangrienta destrucción del régimen nazi en 1945, en cualquier caso — que se supone que el mundo, liderado por Estados Unidos, tiene una visión sombría del tipo de “normas” genocidas que son implementado en la China de Jinping.

¿Es Estados Unidos capaz de imponer sus propios valores a todos los demás países de la Tierra? Por supuesto, no en el caso de potencias con armas nucleares como China. Pero la imagen de un presidente estadounidense actuando realmente como apologista de un régimen totalitario es espantosa.

Según sus propias palabras, Biden prácticamente admitió que cualquier crítica que dirija hacia Beijing sobre el genocidio de los uigures, la represión de Hong Kong y la postura cada vez más agresiva de China hacia Taiwán está destinada prácticamente al consumo interno.

“Ningún presidente estadounidense puede ser sostenido como presidente si no refleja los valores de Estados Unidos”, dijo Biden, admitiendo abiertamente que sería la presión política, en lugar de sus propias convicciones, lo que estaría motivando cualquier condena de las atrocidades de derechos humanos chinos.

No hay duda de que las palabras de Biden hicieron sonreír a los gobernantes de Beijing. Y trajeron indignación en su propia nación.

“Joe Biden [hablando] sobre las violaciones de derechos humanos y el genocidio de China contra los uigures: ‘culturalmente hay normas diferentes’. Qué vergonzoso”, tuiteó Steve Guest, asesor de comunicaciones del senador de Texas Ted Cruz.

“Para ser claros, la administración Biden va a ‘denunciar’ las violaciones de los derechos humanos por parte del Partido Comunista Chino, pero admitir al mismo tiempo que diferentes culturas tienen diferentes normas — así que básicamente es puramente para consumo interno y China sabe que es una artimaña”, tuiteó Benjamin Weingarten, columnista conservador.

La política estadounidense y activista por los derechos de las armas de fuego, Lauren Boebert, tuiteó, “Anoche, China Joe racionalizó el trato de Xi Jinping a los uigures y llamó a China una víctima en la televisión en vivo”.

“Anderson Cooper se quedó allí parado y lo vio hacerlo”.

Probablemente dándose cuenta de lo desastrosa que fue la respuesta de Biden, Cooper le dio al presidente todo en bandeja con una pregunta de seguimiento, preguntando si habría “repercusiones” no especificadas para China.

Biden respondió con más barboteo.

“Bueno, habrá repercusiones para China y [Xi] lo sabe”, dijo. “Lo que estoy haciendo es dejar en claro que, de hecho, vamos a seguir reafirmando nuestro papel como voceros de los derechos humanos en la ONU y otras — otras agencias que tienen un impacto en su actitud”.

“China está haciendo un gran esfuerzo por convertirse en el líder mundial y obtener ese apodo. Y para poder hacer eso, tienen que ganarse la confianza de otros países. Y mientras se dediquen a una actividad contraria a los derechos humanos básicos, les resultará difícil hacerlo.

“Pero es mucho más complicado que eso. No debería haber intentado hablar sobre la política de China en 10 minutos por televisión”.

En realidad, no es “mucho más complicado” que esto:

El presidente de los Estados Unidos acaba de decirle al país y al mundo que considera el comportamiento de China como un síntoma de diferentes “normas” que tienen diferentes países, incluso si su propio Departamento de Estado lo considera “genocidio”;

Que cualquier crítica que dirija hacia China debe verse impulsada únicamente por consideraciones políticas;

Y que cualquier “repercusión” que enfrente China será casi sin duda un teatro geopolítico.

El contraste con los cuatro años de enfrentamiento del expresidente Donald Trump con China — incluso fuera de su papel en la pandemia del coronavirus — no podría ser más evidente, en todo, desde el comercio hasta el espionaje industrial y los abusos de los derechos humanos.

Biden evidentemente no tiene más deseos de enfrentar a China siendo presidente de los Estados Unidos que tendría si fuera dueño de un equipo promedio de la NBA.

Al menos en cierto modo, Biden realmente le hizo un favor a su país al tratar de “hablar sobre la política de China en 10 minutos por televisión” — le mostró a Estados Unidos cuál es la nueva “norma”.

Desafortunadamente, el resto del mundo también estaba mirando.

Si te gustaría suscribirte a nuestro boletín, haz clic aquí.

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español y el inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección



loading

Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , , , , ,
Combined Shape Path 27
Joe ha pasado más de 30 años como reportero, corrector y editor metropolitano en las salas de redacción de Pensilvania, Virginia del Oeste y Florida. Ha estado con Liftable Media desde 2015.
Joe ha pasado más de 30 años como reportero, corrector y editor metropolitano en las salas de redacción en Pensilvania, Virginia del Oeste y Florida. Ha estado con Liftable Media desde 2015. En gran parte producto de las escuelas católicas, que descubrió a Ayn Rand en la universidad, Joe es un periodista de toda la vida que aprendió lo suficiente sobre el oficio como para ser escéptico de cada palabra que se haya escrito. También tuvo la suerte de tener un trabajo que no necesitaba una imprenta para hacerlo.
Birthplace
Filadelfia
Nationality
Estadounidense




loading