Combined Shape Path 27
Comentario

Cristo y Cultura: ¿marcharía Jesucristo en apoyo del movimiento Black Lives Matter?

Combined Shape Path 27

¿Qué dice la Biblia sobre la cultura actual? Cristo y Cultura es una serie recurrente de artículos de comentarios, exclusivos de The Western Journal, que examinan esta pregunta. 

Si Jesucristo regresara hoy, ¿marcharía en apoyo del movimiento Black Lives Matter?

A medida que Black Lives Matter (BLM; la vida de los negros importa) continúa dominando aún más la conversación cultural, un número creciente de iglesias en todo el país parecen pensar que sí, y muchas de ellas han adoptado una interpretación más progresista de las Escrituras.

Creen que la causa de Black Lives Matter — promover la “justicia social” — es compatible con una cosmovisión cristiana.

No podrían estar más equivocados.

Tendencias:
DACA derribado: El juez derriba el programa, lo deja a la izquierda aturdida

En defensa de BLM, muchos de estos cristianos han ofrecido la parábola de la oveja perdida.

En Twitter, el comediante y escritor de Los Ángeles Cameron Esposito escribió, “Una nota para los cristianos blancos: Jesús fue un revolucionario del movimiento de retirar fondos a la policía, no un demandante de ‘corte de pelo’ armado. Sí, puedo proporcionar citas”.

“Nos llamó a ser el buen samaritano, nos llamó a dejar el 99 para encontrar la oveja perdida”, respondió otro usuario. “¿Por qué pensamos que no estamos llamados a ayudar a nuestros hermanos y hermanas marginados, brutalizados, aterrorizados?”

El presidente de la organización internacional cristiana humanitaria Samaritan’s Purse, Franklin Graham, tuiteó, “Para mí, las vidas de los negros están respaldadas por el evangelio. Todas las vidas están respaldadas por el evangelio … Creo que la Biblia nos dice que todos estamos privados de la gloria de Dios. Eso nos ayudará a unirnos más y a superar el color de la piel”.

Graham recibió esta respuesta del usuario @masterdata: “Franklin, la mejor analogía que he escuchado con respecto a BLM es la parábola de la oveja perdida. El pastor deja su rebaño de noventa y nueve ovejas para encontrar la que se perdió. Estoy seguro de que entiendes esto y por qué BLM ES esta historia”, respondió un usuario.

Al tuit del australiano Leigh Matthews que dijo, “A veces, simplemente te rascas la cabeza con lo que escuchas, que a alguien le indigna una simple afirmación de que todas las vidas importan es desconcertante, al igual que la opinión de que los disturbios violentos son aceptables si apoyas a la causa subyacente, ¡no entiendo!”, alguien respondió: “Por supuesto, todas las vidas importan, pero no todas las vidas están en peligro, por lo que menospreciar a BLM de esa manera muestra una falta total de comprensión sobre por qué surgió el movimiento. Quizás lea la parábola de la oveja perdida [capítulo 15 del libro de] Lucas”.

Related:
Sacerdote católico le mete caña a Biden, no es menos duro con él solo porque comparten la misma religión

No cabe duda de que la comunidad negra sufre muchos problemas únicos en los Estados Unidos de hoy. También es cierto que la comunidad cristiana debe responder de la misma manera y atender las necesidades únicas de estas comunidades.

A pesar de esto, Black Lives Matter representa mucho más que simplemente cuidar de la oveja perdida entre nosotros.

“Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos”

BLM, un movimiento creado por organizadores marxistas, presenta una amplia cosmovisión religiosa arraigada en la justicia social, conocida en los círculos académicos como las teorías críticas, incluyendo la teoría crítica de la raza, el feminismo interseccional y la teoría de género, entre otros.

Al adoptar estas ideologías, los cristianos progresistas han presentado falsas doctrinas a la iglesia.

Esto inevitablemente corromperá la institución más divina del hombre.

En una carta a su “querido hijo” en la fe Timoteo, el apóstol Pablo le advirtió de tales peligros que la iglesia inevitablemente enfrentaría.

“Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos”, se lee en el segundo libro de Timoteo capítulo 4, versículos 3 y 4.

Pablo entendió la naturaleza seductora de las falsas doctrinas.

Nacidas de las tradiciones del hombre, a menudo están destinadas a dar al hombre “las novelerías” que son exactamente lo que “quieren oír”.

La justicia social hace esto al ofrecer a los hombres una superioridad moral inmerecida.

Pero, ¿cómo, exactamente, es la justicia social incompatible con las Escrituras? ¿No están los movimientos de justicia social, como Black Lives Matter, centrados en ayudar a los pobres, luchar por los oprimidos y luchar por la igualdad?

¿Cómo podrían estos ideales ser anticristianos?

Estos objetivos no son el problema, sino el método en sí el que va en contra de la doctrina bíblica.

Muchas de las ideas expuestas por los partidarios de BLM — privilegio blanco, racismo sistémico, etc. — conllevan varias presuposiciones, todas las cuales son incompatibles con la cosmovisión bíblica.

Es importante señalar — muchos de estos cristianos guerreros por la justicia social pueden negar creer en estas presuposiciones.

Como el filósofo cristiano Dallas Willard señala en su libro “Conociendo a Cristo hoy: por qué podemos confiar en el conocimiento espiritual”, si un individuo es consciente o no de su cosmovisión es irrelevante porque las cosmovisiones a menudo “se encuentran fuera de nuestra conciencia en el momento de la acción”.

“Se irradia a través de nuestra vida como suposiciones de fondo, en pensamientos demasiado profundos para las palabras”, escribió Willard.

“Pero la mayoría de la gente no reconoce que tiene una visión del mundo, y por lo general es una que se toma prestada, en pedazos, del entorno social en el que nos criamos”.

Ya sea que estos individuos se den cuenta o no, son las siguientes creencias, arraigadas en la ideología de la justicia social — todas las cuales van en contra de la palabra de Dios — las que sustentan las mismas ideas que defienden.

“Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”

De acuerdo con la cosmovisión de la justicia social, el propósito de la iglesia debe basarse en la deconstrucción de los sistemas y estructuras tradicionales (a menudo la iglesia misma está atada como un ejemplo) que se consideran “opresivos” hacia los grupos minoritarios.

Este objetivo debe lograrse mediante la redistribución de la riqueza, los recursos y — sobre todo — el poder.

En otras palabras, las dinámicas de poder desequilibradas son el problema, la sociedad es la causa y una revolución social/política es la solución.

Es cierto que existen sistemas e instituciones opresivos en el mundo — siempre han existido y siempre existirán. También es cierto que el cambio social es necesario.

Sin embargo, la solución de la justicia social, deconstruir el orden social, es donde esta filosofía se aparta de la palabra de Cristo.

La fuente del mal no se encuentra en instituciones, estructuras o sistemas.

El mal se origina dentro de cada corazón humano.

La extinción de este mal y la reforma de la sociedad no pueden comenzar a nivel institucional — tal cambio debe comenzar en el corazón de todos y cada uno de los hombres y mujeres.

Si verdaderamente siguiéramos el ejemplo de Jesucristo, aquí es donde concentraríamos nuestro enfoque — cambiar corazones, no destruir instituciones.

Irónicamente, así como los cristianos progresistas de hoy creen que Cristo nos llama a reestructurar la sociedad, los creyentes de la época de Cristo — incluidos sus discípulos de mayor confianza — también esperaban que él instalara un nuevo orden social.

Lo vieron como un revolucionario político que había venido a establecer un reino terrenal.

Cuando Cristo vino, se sintieron muy decepcionados.

Porque Cristo no vino a salvar al mundo de la opresión de las estructuras sociales — vino a salvar al hombre de la opresión del pecado, porque “todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”.

Si realmente deseas realizar un cambio social y ayudar a los oprimidos, hay una solución poderosa disponible para usted — compartir el evangelio de Jesucristo.

“No consideramos a nadie según criterios meramente humanos”

Enterradas en la ideología de justicia social de Black Lives Matter son muchas otras suposiciones que van en contra de las enseñanzas de las Escrituras.

Un ejemplo es la idea marxista a menudo repetida de que todos los seres humanos pueden clasificarse claramente en grupos de los “opresores” y los “oprimidos”.

Este sentimiento se puede ver cuando los progresistas atribuyen ciegamente “privilegios” a los individuos en función de sus características inmutables.

Cada persona es juzgada según su identidad de grupo.

Si un grupo está demasiado representado en términos de éxito económico o social, esta disparidad debe deberse a que el grupo se beneficia de la naturaleza opresiva de las instituciones supuestamente corruptas de la sociedad (nuevamente, la iglesia misma se usa a menudo como un ejemplo).

Además, si los miembros de esos grupos privilegiados cometieron pecados contra las minorías en el pasado (esclavitud, Jim Crow, etc.), la justicia social llama a esos individuos a expiar los errores pasados ​​de sus antepasados.

¿Es el movimiento Black Lives Matter compatible con los valores cristianos?

Por supuesto, todo cristiano que busque hacerse eco de la humildad de Cristo debe reconocer sus muchos privilegios.

Sin embargo, la Biblia nos dice que si bien las consecuencias del pecado pueden transmitirse de generación en generación, el pecado es individual. Además, nadie es responsable de la culpa del grupo o de las injusticias pasadas cometidas por sus antepasados.

“Todo el que peque merece la muerte, pero ningún hijo cargará con la culpa de su padre, ni ningún padre con la del hijo: al justo se le pagará con justicia y al malvado se le pagará con maldad”, según dice versículo 20 del libro de Ezequiel capítulo 18.

Atribuir el pecado basándose únicamente en la naturaleza de la carne y la sangre es completamente anticristiano.

Dios nos manda a hacer lo contrario.

“Como dogma, la Teoría Crítica de la Raza [CRT] es contraria a 2 Corintios 5:16a: ‘Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente humanos’. CRT promueve la idea divisiva de que los seres humanos se consideran unos a otros ‘según criterios meramente humanos’ (melanina) en lugar de la imago Dei (Génesis 1:27)”, tuiteó Darrell B. Harrison coanfitrión de Just Thinking Podcast.

“Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente humanos”.

Es cierto que todos estamos influenciados por nuestros grupos.

En qué cultura creciste, ya seas hombre o mujer, todas estas cosas cambian nuestro comportamiento de manera significativa.

Sin embargo, aunque esas identidades pueden jugar un papel en moldearnos, no nos definen.

Animo a todos los cristianos progresistas a recordar Gálatas 3. Ya no hay “judío ni griego”.

Todos somos uno solo en Cristo Jesús.

Entonces, ¿marcharía Jesucristo por las calles en apoyo del movimiento Black Lives Matter? ¿Estaría llamando para retirar fondos a la policía? ¿Estaría Cristo educando al público sobre la supuesta prevalencia del “racismo sistémico”?

Absolutamente no.

En cambio, estaría atendiendo a los corazones de todos los hombres y mujeres, blancos y negros, privilegiados y desfavorecidos.

Este es el camino verdadero y vivo, el evangelio de Jesucristo.

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español y el inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Si te gustaría suscribirte a nuestro boletín, haz clic aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección



loading

Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , , ,
Combined Shape Path 27