Combined Shape Path 27
Artículo de Opinión

David Echevarria Landauro: Fascismo, comunismo, socialismo en América Latina, neocomunismo vs. capitalismo en el Perú

Combined Shape Path 27

En América Latina, ideas con influencias de ideologías importadas han tenido un impacto no solo económico sino político en los siglos XX y XXI.

Brasil y Cuba

La Revolución Rusa de 1917 trajo nuevas ideas marxistas de Europa. Por ejemplo, en Brasil en la década de 1930 emergió el fascismo con el partido “Ação Integralista Brasileira” que se envolvió en un golpe de estado que causó su supresión. Pero luego Getulio “Gege” Vargas gobernó por 15 años con políticas semejantes a las del fascista italiano Mussolini. Sus programas y reformas sociales fueron semejantes a los del “New Deal”, implementados por el presidente Franklin Roosevelt de EE.UU. Pero “Gege” también fue el precursor del Che Guevara porque apresó y mató a los socialistas, comunistas, y progresistas, y todo revolucionario izquierdista opuesto a él.

Argentina

Otro admirador del facismo de Mussolini fue Juan Domingo Perón Sosa, quien creó un facismo socialista anticlerical con pretensiones de crear un modelo para América Latina.  El médico historiador Hipolito Barreiro escribió el libro acerca de Perón titulado “Juancito Sosa: el indio que cambió la historia”. Sí, Perón cambió la historia argentina.

Tendencias:
DACA derribado: El juez derriba el programa, lo deja a la izquierda aturdida

Según un artículo en Americas Quarterly, Federico Sturzenegger cita al escritor italiano Giuseppe di Lampedusa quien dijo, “Todo tiene que cambiar, así todo puede seguir igual”. Una encuesta de Pew Research encontró que la mayoría de argentinos no aceptan el libre comercio, temen cambios y prefieren el statu quo porque décadas de reformas han dejado a los votantes más pobres y menos educados que años atrás.

Sturzenegger se pregunta, ¿con una economía en respiración artificial, un gobierno atormentado por escándalos, como los argentinos pueden en 2023 poner la lista peronista de Alberto Fernandez y Cristina Fernandez de Kirchner de regreso al poder? Paradójicamente dice que cuanto peor las cosas están, mejores posibilidades tendrá el gobierno actual de ser reelegido.

Ahora Argentina está dividida: la mitad del país está a la derecha de los votantes del medio y la otra mitad a la izquierda. Si el medio vota con la izquierda, entonces el nuevo peronismo izquierdista ganará las elecciones de 2023.

Guatemala

En la era de la Guerra Fría, la mayoría de gobiernos latinoamericanos estuvieron a lado de los EE.UU., aunque muchos se quejaban de la falta de interés de Washington en ellos por su preocupación con el comunismo en Europa y Asia. Pero no fue así, porque en Guatemala el gobierno de Jacobo Arbenz (1951-54) aceptó el apoyo de comunistas en su ataque a la “United Fruit Company” para su programa de reforma agraria. En lugar del uso de fuerzas militares la CIA (Agencia Central de Inteligencia) intervino asistiendo a contrarrevolucionarios para derrocarlo. Esta acción prefiguró a la asistencia a los militares chilenos para desbancar al presidente marxista Salvador Allende en 1973.

Nicaragua

Podemos también mencionar la vendetta de los norteamericanos contra los sandinistas que tomaron el poder en 1979 en Nicaragua y fueron forzados a aceptar su derrota en las elecciones libres de 1990. Ahora el presidente socialista del siglo XXI Daniel Ortega teme perder las elecciones contra Cristiana Chamorro en noviembre porque las encuestas muestran que el 70 por ciento de nicaragüenses han dicho que quieren un cambio, según el medio VOA.

México

En la independencia de EE.UU. se buscó vida, libertad, y búsqueda de felicidad; en comparación, la Revolución Mexicana de 1910 buscó vida, libertad y tierra. En un artículo del diario digital, el Arsenal, Carlos A. Baños Lemoine escribe que a partir del surgimiento del “eurocomunismo”, políticos en América Latina buscan la forma de aplicar un comunismo enmascarado, de forma tramposa, de forma indirecta, pero es comunismo al fin y al cabo.

Y todo esto se hace en forma paulatina, poco a poco, para que no cause un escándalo político y a los autores no se les llame “comunistas”. Y pone como ejemplo a: “Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, de Chile; Luiz Inacio “Lula” da Silva y Dilma Rousseff, de Brasil; los Kirchner y Alberto Fernandez, de Argentina; Tabare Vazques y Jose Mujica, de Uruguay; Evo Morales, de Bolivia; Daniel Ortega, de Nicaragua; Rafael Correa, de Ecuador; Manuel Zelaya, de Honduras; Ollanta Humala, de Perú; y por supuesto, Andres Manuel Lopez Obrador, en México”.

Related:
David Echevarria Landauro: La cultura determina el curso de progreso del Perú y América Latina
¿Crees que el socialismo siempre existirá en Latinoamérica?

Obrador usa la religión para cubrir su marxismo diciendo, “El Papa dijo que ayudar a los pobres no es comunismo”. Después de exponer las razones por que considera que el gobierno de Lopez Obrador es comunista, Baños concluye diciendo “Lopez Obrador, eres un tramposo comunista”.

Chile

En Sudamérica, los partidos socialistas fueron más fuertes en Chile que en sus países vecinos. En Chile tomaron brevemente el poder en 1938 con el partido Frente Popular. Actualmente el presidente Piñera está políticamente aislado con una tasa de aprobación de 9 por ciento, según Americas Quarterly. El 60 por ciento de dos tercios de la población es considerada clase media baja con un promedio de 9,6 de educación y sueños de clase media alta. Es un crucigrama para los chilenos elegir al próximo presidente en noviembre. Como todos los presidentes elegidos, excepto Piñera, después de Pinochet, posiblemente el próximo también sea un izquierdista.

Neocomunismo vs. capitalismo en el Perú

En el Perú el indianismo de los años 20 trajo nuevos partidos comunistas nacionalistas, incluyendo la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA).

Con los presidentes Vizcarra y Sagasti en los últimos tres años los izquierdistas comenzaron una revolución silenciosa, paulatina, poco a poco, para que no cause un escándalo político y a los autores no se les llame “comunistas”. Llenaron ministerios y entidades del gobierno con socialistas para reemplazar el sistema de gobierno por dentro.

Parece que el resultado de las elecciones del 6 de junio de 2021 han convertido al comunista Pedro Castillo en el nuevo presidente que obtuvo el 50,125 por ciento de los votos, que es una mayoría de 0,44 por ciento menos del 1 por ciento.

Un grupo de altos oficiales de las fuerzas armadas y algunos políticos han cuestionado los resultados y han planteado anular los comicios por supuesto fraude. Lo que nos lleva al tema de ¿podrían los militares salvar el capitalismo o cometerán el error del 3 de octubre de 1968 con la revolución de Juan Velasco Alvarado?

En su libro “Militarism and Politics in Latin America, Peru from Sanchez Cerro to Sendero Luminoso”, Daniel M. Masterson cita cuatro componentes que el catedrático Samuel Huntington considera necesarios para el profesionalismo militar: 1) pericia, 2) responsabilidad u obligación moral, 3) colectividad, y 4) ideología. Pero Huntington no menciona las carencias de Juan Velasco Alvarado y sus compañeros del ejército en su revolución. No menciona pericia en ciencias políticas y economía política o experiencia en administración, todo lo que fue requerido para obtener sus objetivos: 1) justicia social, 2) participación popular, 3) independencia nacional, 4) desarrollo económico.

Deseaban crear una nación moderna. Pero Velasco Alvarado y sus compañeros en forma amateur improvisaron y con solo ingenuidad intentaron gobernar el país como si fuera un cuartel militar.

Al final perdieron el control del proceso revolucionario dividiéndose en tres grupos ideológicos: conservadores, en su mayoría marinos; modernizadores o moderados; y progresistas de reformas radicales socialistas en su mayoría del ejército. Velasco se jactaba diciendo que como resultado de sus reformas “la oligarquía ahora está muerta”.

Masterson cita a un general que opinó “uno de los defectos de los militares es la costumbre de dar órdenes y esperar ser ciegamente obedecidos”. Las reformas de Velasco fueron un poema pobre de fantasía. ¿Están ahora las fuerzas armadas unidas en conservadores, o moderados o progresistas?

Las opiniones expresadas en este artículo de opinión son las de su autor y no son necesariamente compartidas ni respaldadas por los propietarios de este sitio web. Si estás interesado en contribuir con un artículo de opinión a The Western Journal, puedes obtener información sobre nuestras pautas y el proceso de envío aquí.

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español e inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Si te gustaría suscribirte a nuestro boletín, haz clic aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección



loading

Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , , , , ,
Combined Shape Path 27
David Echevarría Landauro, originario de Lima, Perú, se mudó a los Estados Unidos en 1958 y poco después obtuvo un trabajo como mesero en un club de negocios privado en Manhattan donde sirvió a Richard Nixon, David Rockefeller, la esposa de Nelson Rockefeller y dos empresarios cubanos que fueron exiliados por Fidel Castro. Sin embargo, pronto llegó a la conclusión de que no quería ser camarero por el resto de su vida. Después de terminar sus estudios universitarios, decidió convertirse en ciudadano estadounidense. En la escuela de posgrado, tuvo la oportunidad de trabajar con Norman Bailey y Ronald Schneider. En 1980, Echevarría regresó a Perú donde comenzó a dar clases a nivel universitario. En 1983, después de regresar a los Estados Unidos, trabajó como contador y luego como director de auditorías internas en un hospital. Terminó sus años de trabajo como director financiero de Daytop, una organización sin fines de lucro en Nueva York.
Birthplace
Lima, Peru
Education
Títulos universitarios de: Queens College of the City University of NY: Licenciatura en Contabilidad, Maestría en Ciencias Políticas y un Master Certificate LA., y Graduate Center de CUNY en NYC con Phd (abd) en Ciencias Políticas.




loading