Ética y estándares editoriales

Combined Shape

Introducción
Los periodistas, reporteros, curadores de contenido, productores de video, comentaristas, editores y todos los demás empleados, colaboradores o contratistas (de ahora en adelante denominado los creadores de contenido) de The Western Journal deben cumplir con los más altos estándares de ética y profesionalismo. Estos estándares éticos y editoriales sirven para guiar a los creadores de contenido a crear un producto de noticias extremadamente confiable para nuestra audiencia. Además, estamos publicando estos estándares para que el público pueda conocerlos y hacernos responsables de ellos.

Si nuestra audiencia no puede confiar en el contenido que producimos, no hará uso de nuestro contenido por mucho tiempo. Y si el contenido que producimos no es veraz, útil, instructivo o íntegro, nuestra existencia como compañía de medios de comunicación no puede justificarse. Por lo tanto, The Western Journal espera que sus creadores de contenido no sólo mantengan, sino que también generen confianza con nuestros lectores y espectadores al producir contenido que cumpla con los estándares establecidos en este documento.

CONTAR LA VERDAD
Nuestro primer valor como empresa es la verdad. Debemos ser honestos, precisos, honrados y justos. No debemos distorsionar o fabricar hechos, imágenes, sonido o datos.
Debemos proporcionar un contexto preciso para todos los reportajes.
En nuestra cobertura de noticias, debemos buscar voces diversas que puedan aportar perspectivas importantes sobre el tema de lo que estamos informando.
Debemos asegurarnos de que las fuentes sean confiables. En la mayor medida posible, debemos dejar en claro a nuestra audiencia quiénes y cuáles son nuestras fuentes, qué motivaciones pueden tener nuestras fuentes y cualquier condición que las personas hayan establecido para ofrecernos información. Cuando tengamos dudas acerca de la información, debemos omitirla o dejar en claro que no ha sido corroborada.
Deberíamos corregir los errores de forma rápida, completa y visible. Deberíamos facilitar la manera en que nuestra audiencia nos notifica de los errores.
Si un informe incluye críticas a personas u organizaciones, debemos hacer un esfuerzo razonable para comunicarnos y darles la oportunidad de responder.
Deberíamos distinguir claramente hecho de opinión en todo el contenido.
The Western Journal se centra en temas que son bien recibidos por personas de diferentes entornos educativos y socioeconómicos. Debemos esforzarnos por escribir con claridad, de manera que comunique la verdad a la mayoría de las personas.
LA NATURALEZA DE NUESTRO PERIODISMO
Como organización de noticias basada en valores, creemos que es de suma importancia que seamos transparentes sobre nuestras creencias y cómo pueden afectar nuestras prioridades de cobertura. Creemos que debemos ser abiertos sobre los valores que poseemos, en lugar de escondernos detrás de una fachada de cobertura “imparcial”.
Fundado en el contexto de un medio de comunicación de establecimiento que en general refleja una visión del mundo políticamente liberal, The Western Journal puede tomar decisiones editoriales para contar historias que llenen un vacío en las prioridades de cobertura en los medios de comunicación del establecimiento.
Editorialmente, The Western Journal defiende los valores cristianos tradicionales tal como se expresan en la Biblia. Estos valores incluyen creencias en el pecado original, la naturaleza caída del hombre, la exclusividad de Cristo, la necesidad de que el gobierno evite que los hombres se lastimen mutuamente, el valor fundamental de cada vida humana, incluido el no nacido, un rechazo del racismo en todas sus formas y la definición de matrimonio como entre un hombre y una mujer. Políticamente, The Western Journal aboga por posiciones ampliamente conservadoras en la mayoría de los temas, incluidos el aborto, la defensa nacional, el gobierno limitado, el matrimonio homosexual, la política fiscal y la libertad individual.
Queremos que nuestra cobertura de noticias se base en hechos, sin expresión de opiniones, pero animamos a los creadores de contenido a dar sus opiniones reflexivas en artículos de comentario u otros tipos de artículos claramente marcados como opiniones. Cada persona tiene opiniones, y creemos que nuestros creadores de contenido deben ser transparentes sobre sus opiniones en el lugar apropiado.
Nuestros creadores de contenido pueden expresar opiniones personales en sus propias cuentas en las redes sociales, según se rige por nuestras políticas en las redes sociales. Para obtener más información, consulte la sección sobre Uso de redes sociales por parte del personal y los creadores de contenido.
Alentamos a nuestros creadores de contenido a expresar opiniones sobre asuntos de periodismo, abogando por la libertad de información y uniéndose a la conversación dentro de la profesión sobre temas importantes.
Nuestros creadores de contenido, representantes y ejecutivos deben trabajar para garantizar que los anunciantes, patrocinadores y colaboradores no tengan influencia sobre el contenido editorial, a menos que el contenido se divulgue específicamente como contenido patrocinado.
Alentamos a los creadores de contenido a involucrarse en la comunidad, la política y los temas que cubrimos, pero debemos revelar estas implicaciones en nuestra cobertura, cuando sea directamente relevante.
A pesar de la participación de nuestra organización en los temas que cubrimos, The Western Journal debería proporcionar cobertura de noticias basada en los hechos con una voz objetiva.
DIVERSIDAD
Creemos que incluir perspectivas diferentes es una parte importante para llegar al meollo del asunto y decir la verdad.
Buscamos diversos grupos de candidatos para todos los trabajos, pero siempre debemos buscar contratar al candidato más calificado.
Alentamos al personal a buscar diversas fuentes, tanto en historias específicas como en la cobertura rutinaria de cierto tema.
IMPACTO COMUNITARIO
Debemos respetar a nuestra audiencia y a aquellos sobre quienes informamos. Siempre debemos considerar cómo nuestro trabajo y su permanencia pueden afectar los sujetos de nuestros informes, nuestra comunidad y, dado que Internet no conoce límites, el mundo en general.
PRECISIÓN
The Western Journal se compromete a publicar sólo información exacta. Debemos tomar muchas medidas para garantizar la precisión: debemos investigar las afirmaciones con escepticismo; inquirir suposiciones; desafiar la creencia popular; confirmar información con expertos en la materia; y tratar de corroborar lo que nos dicen las fuentes por hablar con otras personas informadas o consultar documentos. Debemos verificar el contenido, como términos técnicos, estadísticas, etc., contra los documentos originales, o aclarar quién proporciona la información. Podemos compartir componentes relevantes de una historia con una fuente primaria o un experto externo para verificarlos.
Debemos apoyar la información como precisa, y si no es así, debemos corregirla lo más rápido posible y ser transparentes con nuestros lectores sobre la magnitud del error. Para obtener más información, consulte la sección titulada Política de correcciones.
Los creadores de contenido deben hacer las siguientes preguntas al verificar la información en una búsqueda de la verdad.
¿Cómo lo sabes?
¿Cómo puedes estar seguro?
¿Dónde está la evidencia?
¿Quién es la fuente y cómo sabe la fuente?
¿Cuál es la documentación de apoyo?
Toda la información (que no sea de conocimiento común u opinión personal) debe citarse directamente de una fuente verificada.
Fuentes originales: Siempre que sea posible, debemos hacer referencia directa y basarnos en fuentes originales: citas de testigos, documentos, revistas académicas, bases de datos, autoridades, expertos.
Fuentes de redes sociales: las publicaciones en redes sociales se pueden usar como fuente original al citar directamente y hacer referencia al hecho de que una declaración fue hecho por una cuenta. No se debe confiar en las publicaciones en las redes sociales como fuente de datos sin una verificación adicional de autenticidad. Es más probable que las imágenes y los videos publicados en las redes sociales sean auténticos, pero pueden ser falsificados y también deben autenticarse.
Otros medios de noticias: hechos recopilados por otras fuentes de noticias se pueden usar como fuente sólo cuando se derivan de nuestra lista interna de fuentes confiables o con la aprobación de un editor principal. Los fragmentos escritos, de video y audio de informes de noticias, libros, revistas, publicaciones en redes sociales u otros medios deben atribuirse y vincularse siempre que sea posible para permitir que nuestros lectores hagan referencia directa a nuestras fuentes. No todas las fuentes son fuentes aceptables. Wikipedia u otros sitios web editados por los usuarios no son fuentes aceptables.
Idealmente, si los recursos lo permiten, los informes de otros medios de noticias pueden ser una señal de que debemos recopilar y confirmar los hechos sobre una historia nosotros mismos, en cuyo caso ahora somos una fuente original y no necesitamos atribuir hechos que hemos verificado de forma independiente.
Sin embargo, si los recursos no lo permiten, y una fuente creíble está informando, tenemos dos opciones:
Fuente única: si no hemos verificado de forma independiente los hechos recopilados por una sola fuente confiable pero queremos incluir los hechos, debemos mencionar en el título y en el contenido que la información no ha sido verificada independientemente. Por ejemplo, “Reporte: Alcalde pagó por automóvil personal con dinero público”.
Fuentes múltiples: si varias fuentes creíbles (como se ve en la lista interna de fuentes de noticias confiables) han verificado los hechos de forma independiente, podemos informarlos sin lenguaje calificadora, pero, como siempre, debemos proporcionar la atribución adecuada.
Los creadores de contenido deben asumir la responsabilidad de la precisión de toda la información que informan, utilizando una lista de verificación de precisión antes de publicar. Si los creadores de contenido no están seguros acerca de la precisión de la información o creen que existe una posibilidad razonable de que la precisión de la información sea cuestionada, los creadores de contenido deben informar a su supervisor y marcar que las historias necesitan una verificación de hechos.
Si no estamos seguros de la exactitud de la información y aún creemos que es de interés público contar una historia, debemos citar nuestras fuentes, redactar historias cuidadosamente para evitar a propagar rumores falsos, reconocer lo que no sabemos y, cuando corresponda, solicitar la ayuda de la comunidad para confirmar o corregir nuestra información.
Los creadores de contenido pueden leer partes de las historias a las fuentes para verificar los hechos o asegurarse de que entienden los puntos y procedimientos técnicos. Pero no deben leer historias completas a las fuentes antes de la publicación y deben dejar en claro a las fuentes que sólo están revisando los hechos, no ofreciendo una oportunidad de cambiar la escritura o el enfoque de la historia.
Al entrevistar a las fuentes, los creadores de contenido deben pedirles a los entrevistados que deletreen su nombre (incluso un nombre común) y los creadores de contenido deben deletrear el nombre a la fuente o mostrar cómo lo han escrito.
Los creadores de contenido deben solicitar tarjetas de presentación de las fuentes y deben verificar que el nombre esté escrito de la misma manera que en los apuntes.
Los creadores de contenido deben buscar personas y organizaciones en línea mientras escriben e investigan historias. Los creadores de contenido deben llamar, enviar un correo electrónico o enviar un mensaje para resolver cualquier conflicto entre los hechos que ven en línea y lo que tienen en sus apuntes.
Los creadores de contenido deben llamar a los números de teléfono y verificar los URL incluidos en las historias para asegurarse de que sean precisas y actuales.
Los creadores de contenido deben preguntar a las fuentes: “¿Cómo sabes eso?” e intentar obtener fuentes de información originales, en lugar de depender de fuentes de segunda mano.
Los creadores de contenido deben grabar entrevistas para asegurar citas precisas.
Cuando las fuentes proporcionan estadísticas, los creadores de contenido deben solicitar los datos originales (que podrían proporcionar más información, así como garantizar la precisión de las estadísticas).
Los creadores de contenido siempre deben verificar sus matemáticas (y las matemáticas de la fuente).
Los creadores de contenido deben revisar los titulares, gráficos, leyendas y otros materiales que acompañan una historia.
Los creadores de contenido deben proporcionar el contexto adecuado para toda la información precisa incluida en una historia.
Debemos facilitar y agradecer los comentarios de nuestros lectores y fuentes con respecto a la información que publicamos.
Incluimos una forma para que los lectores envíen una corrección al creador de contenido, así como un contacto de edición, para cada noticia que publicamos.
También permitimos que el público se comunique con cualquier creador de contenido.
PRECISIÓN DE FOTO Y VIDEO
No debemos editar o manipular imágenes si la intención es engañar o manipular el significado de la imagen para nuestra audiencia.
Podemos ocultar o pixelar imágenes para proteger la identidad de alguien en la imagen o para proteger a los espectadores del material gráfico.
Debemos etiquetar claramente la fuente de todas las fotos o videos que han sido proporcionados por el gobierno u organizaciones, por ejemplo, fotos “entregadas”.
Debemos hacer un esfuerzo razonable para verificar fotos o videos de las redes sociales antes de usarlos. Podemos usar fotos o videos no verificados de las redes sociales si creemos que es por el bien de nuestra audiencia verlos por sí misma, y con tal de que revelemos que no verificamos independientemente la foto o el video.
PLAGIO Y ATRIBUCIÓN
Cuando usamos las palabras exactas de alguien, debemos usar comillas y atribuir.
Siempre debemos citar comunicados de prensa si son nuestras fuentes y debemos citarlos si usamos sus palabras exactas.
Cuando usamos material significativo de nuestros archivos o del trabajo anterior de un autor en una historia actual, debemos tener en cuenta que el material ha sido publicado anteriormente.
Incluso cuando tomamos datos básicos de otra fuente: “La Segunda Guerra Mundial terminó en victorias aliadas contra Alemania y Japón”, debemos variar la formulación del modo de expresarse utilizado en el texto original.
Al utilizar hechos generados por una fuente original de informes, debemos atribuir todas las fuentes de noticias por su nombre y, si la fuente es digital, proporcionarle al lector un enlace a la fuente original.
Idealmente, si los recursos lo permiten, debemos acumular y confirmar los hechos nosotros mismos y, en este caso, no tendríamos que atribuirlo a otra organización. Sin embargo, incluso en esta situación, debemos dar crédito, como cortesía, a otra fuente de noticias si revela exclusivamente una historia original.
Si esta información es rutinaria o poco original (p. ej, definiciones de diccionario, resúmenes históricos, etc.), no necesitamos nombrar la fuente, pero podemos incluir un enlace como recurso para nuestros lectores.
Nuestros creadores de contenido deben evitar el plagio agregando atribuciones, enlaces y comillas antes de pegar un texto en sus apuntes.
Cuando la situación lo requiera, nuestros editores pueden usar un software de detección de plagio para garantizar la originalidad del trabajo que publicamos.
Si el software de detección de plagio no está disponible, nuestros editores pueden hacer búsquedas ocasionales y rutinarias en la web de textos distintivos en una historia para ver si provienen de otra fuente.
The Western Journal considera que el plagio es un delito extraordinariamente grave y un fraude absoluto. Bajo cualquier circunstancia, The Western Journal considera el plagio como motivo de disciplina hasta la terminación inmediata del empleo o contrato.
FUENTES CONFIDENCIALES
Podemos usar fuentes confidenciales con moderación para proporcionar información importante que no se puede obtener a través de fuentes registradas. Los creadores de contenido deben revelar la identidad de las fuentes no identificadas a por lo menos un editor principal.
Debemos revelar a los lectores o visitantes las razones para otorgar confidencialidad, como el temor por la seguridad o el trabajo de la fuente, cuando utilizamos fuentes no identificadas.
Podemos publicar información de fuentes confidenciales que consideramos confiables, pero no debemos publicar las opiniones de fuentes no identificadas.
Debemos estar más abiertos a otorgar confidencialidad a las fuentes a las que contactamos para las entrevistas que a las fuentes que nos contacta con consejos sobre opositores políticos o rivales comerciales.
Reconocemos que muchas fuentes no pueden hablarnos libremente. Podemos otorgar confidencialidad si creemos que la fuente tiene una buena razón. Sólo usaremos información y citas de fuentes no identificadas que el liderazgo editorial considere confiables.
Siempre debemos suponer que los espías del gobierno, la policía o los piratas informáticos pueden acceder a nuestros canales de comunicación regulares cuando otorgamos confidencialidad a una fuente. Debemos hacer un esfuerzo razonable para utilizar tecnología como el software de encriptación o los teléfonos desechables para proteger la confidencialidad.
No debemos prometer a las fuentes desde el principio ni iniciar entrevistas con una oferta de confidencialidad. Debemos suponer que cada entrevista consta en las actas hasta que una fuente solicite confidencialidad.
Deberíamos comenzar las entrevistas pidiendo a las fuentes que deletreen sus nombres y den sus títulos. Ésto establece de inmediato que planeamos usar el nombre y puede incitar a una fuente reacia a comenzar una discusión sobre confidencialidad.
Debemos anotar claramente en nuestros apuntes cuando una fuente habla en forma extraoficial (y, de nuevo, anotar claramente si la fuente consta en las actas).
Debemos discutir las solicitudes de confidencialidad con las fuentes, y debemos tener claros los términos de nuestro acuerdo: ¿Podemos usar la información pero no citar con nombre (¿cómo podemos identificar la fuente)? ¿La información no es para publicación sino sólo para nuestro entendimiento (¿cómo podemos estar seguros de que la fuente sabe que intentaremos obtener la información de otras fuentes)?
Debemos ser específicos acerca de las promesas de anonimato que hacemos a las fuentes. Hay una diferencia entre decir que dejaremos el nombre de una fuente en un reportaje y decir que nadie sabrá nunca quién era la fuente. Debemos calibrar nuestras promesas a lo que realmente podemos cumplir.
Deberíamos evitar el uso de términos como “contexto”, “contexto general”, “extraoficial” o “sin atribución” con las fuentes. Es posible que no entiendan los términos o que los entiendan de manera diferente de lo que queremos decir. Debemos hablar de las condiciones de nuestro acuerdo de confidencialidad específicamente; debemos asegurarnos de que tanto nosotros como nuestras fuentes comprendamos las condiciones, y debemos anotarlas adecuadamente.
Deberíamos pedir a las fuentes que no quieren que sus palabras consten en el acta si pueden proporcionar documentación de lo que nos dicen, o si pueden remitirnos a otras fuentes que puedan hablar en el acta o proporcionar documentación.
Deberíamos revisar la información que estaba extraoficial después de haber terminado una entrevista que incluye información extraoficial, y deberíamos tratar de persuadir a la fuente para que conste en el acta para una parte o toda la información. A veces se genera suficiente confianza durante una entrevista para obtener más información que consta en  el acta.
ENTREVISTAR
No pagamos por entrevistas.
Podemos permitir que los entrevistados con transcripciones revisen sus comentarios para aclarar asuntos complicados o técnicos. Después de una entrevista, los creadores de contenido pueden hablar sobre la entrevista con los entrevistados y pedirles que aclaren asuntos poco claros, complicados o técnicos.
Podemos proporcionar a los entrevistados una lista de preguntas de antemano a petición si la fuente presenta un caso sólido que justifique la solicitud.
Los artículos y los informes deben indicar el método de entrevista (es decir, ya sea en persona, por teléfono, video, Skype o correo electrónico) si hacerlo mejora el contexto de la entrevista y el artículo.
Los creadores de contenido deben grabar entrevistas y quedarse con los apuntes o las transcripciones en un lugar seguro pero accesible.
Los artículos de tipo “preguntas y respuestas”, o artículos que contienen largas secciones de entrevistas, pueden abreviar las respuestas de los entrevistados, pero debemos apuntar que se ha producido la edición y la condensación.
Al volver a imprimir largas secciones de una entrevista, los creadores de contenido deben evitar reorganizar el orden de los comentarios del entrevistado a menos que al hacerlo se aclaren sustancialmente los comentarios. En cualquier caso, los creadores de contenido deben apuntar que las respuestas se reordenaron si lo han hecho.
Cuando se trata de menores, fuentes traumatizadas o personas que no están acostumbradas a interactuar con los medios de comunicación, los creadores de contenido deben indicar claramente el propósito de la entrevista y cómo utilizarán la información provista.
FUENTES: VERACIDAD Y ATRIBUCIÓN
Los creadores de contenido pueden usar fuentes con un conflicto de intereses en los reportajes, pero se deben incluir detalles conocidos que indiquen el conflicto de intereses (por ejemplo, un científico que realizó un estudio sobre la eficacia de un medicamento cuando el estudio fue financiado por el fabricante).
Cuando hacemos referencia a las palabras o perspectivas de individuos fuera del ojo público, los creadores de contenido deben revelar la fuente de esa información (por ejemplo, a través de Twitter, Facebook, comunicación personal).
Debemos usar enlaces, si están disponibles, para atribuir la fuente en artículos y comentarios.
Debemos incluir la atribución de la fuente en los artículos mismos, así como los enlaces, según corresponda, a otras fuentes que no se citan para el artículo pero que proporcionan información de contexto adicional, por ejemplo, documentos gubernamentales, documentos judiciales, artículos de enciclopedia general, etc.
Debemos incluir consistentemente atribuciones claras a lo largo de un artículo para datos que consideramos poco conocidos.
Debemos incluir atribuciones a lo largo de un artículo según sea necesario para aclarar de dónde proviene la información.
Debemos hacer un esfuerzo razonable para garantizar que la fuente de información sea clara para los lectores, visitantes u oyentes.
Debemos hacer toda la atribución lo más clara y detallada posible, incluyendo nombres, títulos y afiliación.
Deberíamos poner en jugo múltiples recursos relevantes; No debemos confiar sólo en las fuentes fáciles. Debemos buscar diversas fuentes para representar plenamente la verdad en nuestro contenido.
Siempre debemos tratar de verificar cómo una fuente sabe algo.
Según sea necesario, debemos incluir detalles sobre las fuentes que pueden indicar sesgo o punto de vista.
CITAS TEXTUALES
Citas no deben modificarse de ninguna manera, a menos que un cambio sea por razones aprobadas.
Las razones aprobadas para editar una cita pueden incluir:
Podemos limpiar expresiones aleatorias como pausas, “este” o “ya sabes” a menos que alteren materialmente el significado.
Podemos permitir frases independientes de una cita separadas por puntos suspensivos, a menos que altere materialmente el significado. (“Iré a la guerra … pero sólo si sea necesario”, dijo el presidente).
Idealmente, los creadores de contenido deberían preferir las citas “no parciales” y “sin arreglar”. Por lo tanto, los creadores de contenido deben resistir los cambios a menos que sea necesario. Si se considera necesario un cambio apropiado, los creadores de contenido deben tratar de hacer un mínimo de cambios. En caso de duda, los creadores de contenido deben hablar con un supervisor.
Los creadores de contenido deben estar preparados para proporcionar una buena razón para cualquier cambio.
Si una cita requiere una revisión significativa, los creadores de contenido deberían considerar usar otra cita o parafrasear.
Las preguntas esenciales para hacer son:
¿Se requiere realmente un cambio?
¿Por qué estoy haciendo este cambio?
¿El cambio altera el significado de lo que se dijo de alguna manera?
¿Soy preciso y justo en las citas que selecciono y en la forma en que las presento?
Nuestros creadores de contenido deben asegurarse de que el sujeto de la entrevista entienda que la conversación consta en las actas, a menos que se llegue a un acuerdo diferente.
Deberíamos proporcionar contexto para citas con oraciones o párrafos explicativos.
Deberíamos considerar si tiene sentido publicar una grabación completa o una transcripción de la entrevista, para evitar preguntas sobre las citas que seleccionamos.
Nuestros creadores de contenido deben etiquetar claramente los apuntes al extraer material textualmente de otra fuente, como un informe de investigación o documento gubernamental, por lo que estamos seguros de citar esa fuente en lugar de plagiar.
POLÍTICA DE CORRECCIONES
The Western Journal se compromete a informar a los lectores cuándo se ha cometido un error, la magnitud del error y la información correcta, lo más rápido posible. Este compromiso y transparencia es aplicable tanto a pequeños errores como a grandes, a resúmenes breves de noticias, así como a grandes reportajes.
Alentamos a todos los miembros de nuestra organización a informar a nuestro equipo editorial si creen que se ha hecho una declaración incorrecta en nuestros informes. Alentamos y aplaudimos a los creadores de contenido que traen una corrección a la atención del equipo editorial sobre su propio contenido.
Las correcciones deben indicar claramente 1) La información correcta 2) La información errónea que se ha actualizado 3) Cuando se realizó la actualización. El lenguaje de la corrección debe estar estandarizado (como se describe en la Guía de estilo de The Western Journal House), no debe incluir otro lenguaje extraño y tener un tono serio.
En general, las correcciones deben mostrarse al final del reportaje en cuestión, a menos que se considere que la información incorrecta ha tenido un efecto material en el reportaje en su conjunto, en cuyo caso, la corrección debe mostrarse en la parte superior del reportaje.
Debemos apuntar que se han realizado cambios en los artículos y comentarios si tienen correcciones o reformulación para corregir material poco claro. En el caso de errores tipográficos intrascendentes o errores menores de gramática o estilo, no debemos emitir una corrección.
Debemos hacer un esfuerzo razonable para mostrar todas las correcciones en el lugar donde apareció originalmente el material incorrecto (por ejemplo, poner correcciones relacionadas con un reportaje en ese mismo reportaje).
Si se comete un error en una publicación de redes sociales, debemos publicar una versión corregida que indique que la nueva publicación es una corrección. Debemos incluir un enlace a la publicación original errónea y permitir que se quede si es posible editar esa publicación e incluir una corrección. Si no es posible editar, debemos eliminar la publicación original e incluir una captura de pantalla de la publicación incorrecta en la versión corregida.
En el caso de un reportaje que tiene problemas graves que no se pueden arreglar o resolver, se debe emitir una retractación al comienzo del reportaje que indique claramente los problemas graves con todo el artículo. La retracción debe incluir todos los errores específicos cometidos, así como la información correcta. En ciertos casos, toda el artículo erróneo puede permanecer en su lugar si es necesario. Típicamente, el contenido se reemplazaría con una retracción detallada. Al igual que las correcciones, las retracciones deben tener un tono serio y deben asumir toda la responsabilidad.
ELIMINAR EL TRABAJO ARCHIVADO
Deberíamos hacer un esfuerzo razonable para actualizar un reportaje en nuestros archivos, incluso el titular, si el reportaje dañara erróneamente la reputación de alguien y se encontrara desactualizada.
Debemos apuntar cuándo se actualizó la publicación.
Debemos corregir cualquier error que descubrimos en nuestro contenido archivado y apuntar las correcciones.
En el caso de adquisiciones, podemos eliminar contenido antiguo sin una retracción o una nota sobre la corrección.
PERIODISMO DE DATOS
Creemos que los datos son como metraje sin edición y se pueden comprar si no se pueden obtener a través de otros medios.
Debemos poner todos los datos en un contexto relevante.
Podemos hacer que los datos originales estén disponibles para su descarga cuando no estén cubiertos por un acuerdo de uso que prohíba dicha publicación pública. Cualquier acuerdo de uso debe revelarse públicamente.
No debemos publicar datos de identificación personal, incluyendo direcciones o números de identificación personal, sin un valor de noticias específico y válido para respaldar la divulgación.
Debemos hacer un esfuerzo razonable para proteger los datos a fin de evitar la piratería.
Debemos establecer controles para asegurarnos de que nuestros datos sean precisos y que nuestros informes sean correctos.
Debemos considerar cuestiones éticas sobre la privacidad, la precisión y el contexto al publicar datos en su totalidad o automatizar la publicación de datos.
Debemos esforzarnos por elegir los datos más importantes, que pueden requerir más trabajo para obtener, en lugar de simplemente los más disponibles.
METODOLOGÍA Y MÉTRICA TITULAR
Se nos anima a escribir titulares ingeniosos y creativos y publicaciones en redes sociales que alienten a los lectores a hacer clic en nuestros reportajes, pero los titulares no deben hacer promesas de que nuestros reportajes no se cumplen.
Debemos reflejar con precisión el contenido de los reportajes relacionados en titulares y publicaciones en redes sociales.
Podemos tratar agresivamente de obtener audiencias que estarían interesadas en nuestro contenido, pero no debemos tratar de engañar a las personas en los titulares, publicaciones en redes sociales o marketing.
Podemos utilizar las consideraciones métricas como uno de varios factores para determinar qué cubrimos y cómo ubicamos los reportajes.
Al tener en cuenta las métricas de compromiso, debemos observar el rango completo de nuestras métricas, no sólo las visitas a la página.
Ética del creador de contenido
CONFLICTOS DE INTERÉS Y TRANSPARENCIA
Se alienta a nuestros creadores de contenido a participar en la comunidad y en los asuntos que cubrimos, pero debemos revelar esta participación en nuestra cobertura. Para obtener más información, consulte la sección sobre Actividades y divulgación de la comunidad.
Sin embargo, los creadores de contenido deben evitar cualquier conflicto de intereses que mine su capacidad de informar de manera justa. Debemos revelar a nuestra audiencia cualquier conflicto inevitable u otros factores circunstanciales que puedan afectar válidamente su juicio sobre nuestra credibilidad. En tales casos, puede ser mejor que los creadores de contenido soliciten que dicho contenido se asigne a otros. En caso de duda, los creadores de contenido deben hablar con sus supervisores.
Los creadores de contenido no deben permitir que las personas les hagan sesgar deshonestamente sus reportajes. Los creadores de contenido no deben ofrecer sesgar sus reportajes bajo ninguna circunstancia.
No debemos permitir que los intereses de los anunciantes u otras personas que financian nuestro trabajo afecten la honestidad de nuestro periodismo.
USO DE SEUDÓNIMOS
Los creadores de contenido deben contar con la aprobación editorial principal antes de autorizar los reportajes encubiertos y deben seguir nuestras estrictas pautas y lista de verificación.
Los creadores de contenido deben asegurarse de que toda la alta gerencia esté informada de un proyecto que implique reportajes encubiertos y se actualice periódicamente.
Requeriremos notas periódicas que incluyan fechas, horas, ubicaciones y otros detalles de los creadores de contenido y fotógrafos durante el proceso de reportajes encubiertos.
No autorizaremos a un representante de nuestra organización a quebrantar la ley en el transcurso de la recopilación encubierta de noticias (es decir, representarse a sí mismos como miembros de agencias de policía).
INTERESES FINANCIEROS
Nuestros creadores de contenido deben revelar inmediatamente a un supervisor cualquier interés significativo que tengan en una compañía que se les pide que cubran. Los supervisores deberían considerar poner otro creador de contenido en el reportaje o el interés debe ser revelado al lector.
ACTIVIDADES Y DIVULGACIÓN DE LA COMUNIDAD
Alentamos a nuestros creadores de contenido a participar en la comunidad, la política y los asuntos que cubrimos, pero para ser transparentes, debemos revelar esta participación en nuestra cobertura cuando sea relevante.
En nuestra cobertura de noticias, debemos proporcionar cobertura factual con una voz objetiva a pesar de la posible participación de nuestra organización y empleados en los asuntos que cubrimos.
Aunque los creadores de contenido pueden cubrir temas en los que ellos, o sus familiares directos, están personalmente involucrados, nuestros creadores de contenido deben evitar la cobertura de un asunto o campaña si su participación política cuestiona la integridad de la cobertura de un creador de contenido, en el mejor juicio de su supervisor. Si evitar tal conflicto es imposible, debemos revelar las implicaciones relevantes.
Nuestros creadores de contenido deben pedirle a un amigo, colega o supervisor de confianza sin conexiones que lean, escuchen o vean un reportaje antes de la publicación para proporcionar comentarios en los casos en que esos creadores de contenido tengan fuertes conexiones con una historia.
Se alienta a nuestros creadores de contenido a revelar su participación política y dentro de la comunidad, en particular la que está relacionada con temas que podrían cubrir, tanto en sus declaraciones biográficas como en reportajes específicas relacionadas con su participación.
USO DE REDES SOCIALES POR PARTE DEL PERSONAL Y LOS CREADORES DE CONTENIDO
Los creadores de contenido deben anotar en sus perfiles de redes sociales que el retuitear o compartir publicaciones no es un respaldo a menos que se indique específicamente.
Los creadores de contenido siempre deben identificarse en los perfiles de las redes sociales y, si utilizan el perfil con fines profesionales, deben identificarse cómo empleados de nuestra organización junto con su rol/título.
Un creador de contenido que considere no identificarse con precisión en un perfil de redes sociales debe explicar las circunstancias extraordinarias al editor ejecutivo y recibir la aprobación antes de comenzar dicha cuenta.
Si los creadores de contenido desean compartir información no confirmada en las redes sociales, como rumores o chismes, deben explicar en la publicación por qué están publicando esta información, como buscar la confirmación de la comunidad para el informe.
Los creadores de contenido deben editar o eliminar publicaciones erróneas en las redes sociales, para que las personas que no hayan visto las correcciones no se las propaguen en las redes sociales. Si es posible, edite. Si no es posible editar, los creadores de contenido deben eliminar la publicación y crear una nueva publicación que incluya una nota de que han editado o eliminado una publicación errónea.
Debemos anotar quién retuiteó, dio un “like” o compartió publicaciones erróneas en las redes sociales que corregimos, e intentar enviarles un mensaje directamente para llamar la atención a nuestras correcciones.
Nuestros creadores de contenido son libres de expresar opiniones en las redes sociales, siempre y cuando anoten claramente en su perfil que tales opiniones son personales y no las opiniones de nuestra organización.
Nuestros creadores de contenido deben considerar que cualquier publicación en las redes sociales es probable que se haga pública, incluso si su configuración es privada o incluso si el mensaje es aparentemente privado.
Los creadores de contenido deben corregir de forma rápida y transparente cualquier publicación errónea que hagan en las redes sociales.
En general, todos los creadores de contenido deben ser respetuosos y reflexivos con nuestra audiencia, los valores de la compañía y la imagen de nuestra compañía en todo momento.
TRABAJO INDEPENDIENTE DE LOS EMPLEADOS
En general, no permitimos el trabajo independiente de los empleados de tiempo completo, a menos que reciban un permiso por escrito de la dirección ejecutiva antes de emprender dicho trabajo.
Prohibimos a los empleados a tiempo completo que hagan trabajos independientes para una organización competidora de medios de comunicación como la definen los gerentes de la compañía, o para una organización política, un funcionario electo, una agencia gubernamental, un candidato para un cargo o una organización sin fines de lucro con una agenda política, como un grupo del medio ambiente.
En general, permitimos que los empleados a tiempo parcial realicen trabajos independientes, pero deben recibir la aprobación por escrito de la dirección ejecutiva.
Todos los escritores autónomos pueden realizar trabajos independientes para otros, incluyendo las organizaciones competidoras de medios de comunicación, con la excepción de que el contenido sustancialmente similar al contenido escrito para The Western Journal no debe enviarse a otras organizaciones de noticias.
No permitimos que los empleados a tiempo completo sean empleados de ninguna otra organización, a menos que reciban un permiso por escrito de la dirección ejecutiva antes de emprender dicho trabajo.
Consideraciones éticas generales
NIÑOS: COBERTURA, IMÁGENES Y ENTREVISTAS
En general, debemos evitar identificar a los niños, por nombre o foto, que estén relacionados con crímenes como autores, víctimas o testigos, pero podemos hacerlo si la identidad del niño ya es ampliamente conocida.
Podemos identificar a los niños acusados ​​de delitos si el niño está siendo juzgado en un tribunal de adultos.
Debemos pedir permiso a un padre para entrevistar o tomar una foto a un niño cuando se relaciona con todos los asuntos, excepto los más simples (por ejemplo, preguntar sobre un videojuego favorito).
No requerimos el permiso de los padres para tomarles una foto o hablar con niños en situaciones de noticias de última hora. Sin embargo, debemos hacer un esfuerzo razonable para obtener ese permiso antes de publicar fotos o entrevistas.
Si un padre compartió una foto de un niño en las redes sociales de acceso público, podemos asumir el permiso de los padres para usar esas imágenes de acuerdo con los términos de uso de la plataforma.
Deberíamos considerar dar confidencialidad si estamos cubriendo una historia sobre un asunto delicado que podría causar que un niño sea estereotipado, juzgado injustamente o puesto en peligro, incluso si el niño no lo solicita.
Nuestros creadores de contenido deben tener especial cuidado al entrevistar y tomar fotos a los niños, quienes son fuentes vulnerables y a menudo inexpertas.
Nuestros creadores de contenido deben explicar a los niños quienes son y explicar claramente de qué trata su reportaje y dónde aparecerá.
No debemos identificar a los niños preadolescentes que están relacionados con crímenes como autores acusados, víctimas o testigos, excepto en circunstancias muy inusuales y después de una discusión con el supervisor.
RETENCIÓN DE NOMBRES
No debemos publicar los nombres de víctimas de agresión sexual a menos que estén de acuerdo en hablar en las actas o que ya sean ampliamente reportados.
En casos raros, como cuando se ha demostrado que una alegación de agresión sexual es falsa y maliciosa, podemos identificar a un acusador de agresión sexual.
En las noticias de última hora, no debemos publicar los nombres de las personas asesinadas hasta que las autoridades hayan notificado a sus familias y divulgado los nombres, a menos que circunstancias convincentes justifiquen la publicación tan pronto como hayamos verificado los nombres.
Siempre debemos tener cuidado al identificar a las víctimas de secuestro si la persona puede estar en peligro.
Al cubrir las operaciones militares o policiales activas, podemos retener detalles como la ubicación o las tácticas planeadas hasta después de la operación para evitar poner en peligro a la policía, las tropas o los civiles que podrían verse afectados.
Deberíamos considerar el daño potencial a las fuentes que enfrentan intolerancia en sus sociedades antes de nombrarlas en los reportajes.
A menos que tengamos una razón convincente para retener un nombre, generalmente deberíamos publicar los nombres de las personas involucradas en las historias que cubrimos.
Debemos identificar a los asesinos en masa, ya que creemos que sus identidades e información sobre ellos son partes importantes de la historia. Puede ser igualmente importante comprender qué hizo que la persona cometiera el delito, como contar las historias de las víctimas. Aún así, para no glorificar o “hacer famoso” a un asesino en masa, debemos tratar de evitar mostrar constantemente fotos o videos de personas acusadas de asesinatos en masa.
NOMBRAR A SOSPECHOSOS
En general, debemos nombrar sospechosos criminales si son detenidos.
No debemos nombrar a menores sospechosos en casos penales a menos que sean acusados ​​de delitos violentos graves, como robo a mano armada, agresión sexual con factores agravantes, intento de homicidio o si hay circunstancias extraordinarias que justifiquen el uso de sus nombres.
Si un sospechoso criminal se encuentra prófugo y se considera peligroso, podemos identificar al sospechoso, incluyendo una foto o un boceto.
Si publicamos el nombre de una persona arrestada o acusada de un delito, debemos publicar un reportaje sobre la resolución del caso y actualizar el reportaje original y el titular, si aún están en línea, con un enlace al nuevo reportaje.
Si fuéramos la fuente principal de informes para el reportaje original sobre un arresto, deberíamos hacer un esfuerzo razonable para suscribirnos a las alertas de los sistemas informáticos de la corte o los buscadores, o realizar otras verificaciones periódicas para estar al tanto de las actualizaciones en tales casos.
Nuestros creadores de contenido deben consultar con un supervisor editorial antes de nombrar a un menor sospechoso o un sospechoso criminal que aún no ha sido acusado, para que estos estándares se apliquen de manera consistente.
PRIVACIDAD
Consideramos que todo exhibido públicamente en las redes sociales e Internet vale para las noticias. Nos reservamos el derecho de publicar cualquier contenido que encontremos en línea o de fuentes públicas.
Sin embargo, consideramos que el estándar para la publicación de material sobre individuos privados que son lanzados al ojo público es mucho más alto que el de los individuos públicos.
Creemos que las celebridades y los funcionarios públicos no tienen derecho a esperar privacidad, y todas sus acciones, ya sean públicas o privadas o en las redes sociales, valen para la publicación. Sin embargo, nos reservamos el derecho de formar nuestra propia opinión con respecto a cómo el interés periodístico del un asunto se relaciona con la decencia pública y nuestros valores al decidir si publicar información sobre celebridades y funcionarios públicos. Analizamos casos de forma individual, teniendo en cuenta el valor de las noticias de la acción de la figura pública.
Podemos retener voluntariamente la información que hemos recopilado cuando se nos solicita si consideramos que la solicitud del individuo es válida, de acuerdo con nuestro criterio de noticias y estándares profesionales.
Nos reservamos el derecho de publicar material que hayamos retenido voluntariamente si determinamos que el material tiene un interés público válido o si creemos que la parte solicitante nos ha engañado en cuanto a sus reclamos o motivos.
Debemos usar la discreción cuando se trata de entrevistar y publicar material de víctimas de trauma o transeúntes porque entendemos que hacerlo puede causar un daño adicional a las personas.
DISCURSO DE ODIO
Informamos sobre los llamados discursos y acciones de odio e incluimos expresiones ofensivas originales en la mayoría de los casos, sujetas a nuestras limitaciones sobre obscenidades (consulte la sección sobre Obscenidades a continuación). En algunos casos, podemos decidir no incluir la expresión ofensiva original basada en nuestra mejor opinión.
Nunca debemos publicar comentarios, opiniones o análisis en The Western Journal que promuevan el racismo o la idea de que cualquier persona o grupo de personas es inhumano o indigno de respeto como seres humanos creados a imagen de Dios.
Dentro de este contexto, sin embargo, nos reservamos el derecho de usar un lenguaje fuerte, que en circunstancias normales sería visto como una falta de respeto, para describir el comportamiento brutal, violento o inhumano.
Nunca debemos publicar nada que provoque la violencia.
Sin embargo, nos oponemos a las leyes locales, nacionales o internacionales establecidas para combatir el llamado discurso de odio. Apoyamos firmemente la libertad de expresión como un derecho humano inherente y una piedra angular de una sociedad libre.
SALUD MENTAL Y SUICIDIO
Reconocemos la realidad de los problemas de salud mental y el empoderamiento personal.
Podemos cubrir el suicidio si es de interés periodístico, y debemos tratar de ser considerados y respetuosos con la familia de la persona en un momento difícil, tanto a través de nuestro tono como de nuestros detalles.
Debemos cubrir la salud mental y el suicidio como asuntos generales de salud pública tan consistentemente como cubrimos otros asuntos de salud.
Podemos cubrir eventos individuales de suicidio como noticias si involucran figuras prominentes o medios públicos.
Podemos usar obituarios para cubrir eventos individuales de suicidio, según corresponda.
No debemos describir un intento de suicidio como “exitoso” o “sin éxito”.
Deberíamos incluir información de contacto de recursos para personas en crisis de salud mental. (por ejemplo, “La Linea Nacional de Prevencion del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) en los Estados Unidos está disponible las 24 horas del día al 800-273-8255”).
Podemos incluir el método utilizado en un suicidio cuando es importante para la comprensión de la audiencia.
Tenemos la responsabilidad de sopesar el equilibrio entre informar a nuestra audiencia y respetar el posible impacto en la salud pública de nuestros informes.
Deberíamos hacer un esfuerzo razonable para no utilizar la terminología médica de salud mental (por ejemplo, “esquizofrénico”, “bipolar”, etc.) para describir problemas de salud no mental, excepto cuando las palabras son parte del léxico comúnmente aceptado.
Seguridad y otras consideraciones
BOMBAS Y OTRAS AMENAZAS
Siempre que sea posible, debemos consultar con los funcionarios locales para determinar si una bomba u otra amenaza es creíble antes de publicar un reportaje, pero nos reservamos el derecho de publicar independientemente de lo que digan los funcionarios.
SITUACIONES DE REHENES
Con respecto a la publicación de información sobre una situación de rehenes, debemos tener en cuenta las recomendaciones de las autoridades, pero debemos usar nuestro propio juicio.
Debemos evitar transmitir información sobre los preparativos para las misiones de rescate de rehenes.
Debemos tener especial cuidado de no transmitir información que pueda poner a los rehenes en mayor peligro, como oportunidades de escape o detalles biográficos sobre los rehenes (por ejemplo, afiliaciones religiosas o militares) que podrían dificultar aún más su situación.
MANEJO Y PROTECCIÓN DE TRABAJADORES AUTÓNOMOS Y PERSONAS QUE ACELERAN EL TRABAJO DE UN CORRESPONSAL (‘FIXERS’)
Debemos acreditar públicamente el trabajo de trabajadores autónomos, “fixers” y traductores, a menos que hacerlo cree un riesgo de daño, como amenazar la seguridad de una persona.
Debemos pagar cargos razonables a trabajadores autónomos, “fixers” y traductores por sus servicios, pero no por contribuir como fuentes en un reportaje.
CENSURA
En situaciones militares, podemos aceptar la censura y otras restricciones que sean razonables por razones de seguridad y respeto por las tropas.
Derivaremos situaciones de censura a los niveles superiores de nuestra organización.
Si nos sometemos a censura por algún motivo, deberíamos revelar ese hecho en nuestro informe.
Consideraciones legales y de otro tipo
USO DE PROPIEDAD INTELECTUAL CON LICENCIA Y SIN LICENCIA
Las organizaciones de noticias necesariamente dependen de la propiedad intelectual con derechos de autor para hacer reportajes que impactan al gobierno, la cultura y la sociedad. Pero esa necesidad no libera a los escritores de las restricciones de la ley de propiedad intelectual. Los creadores de contenido sólo deben usar medios externos de acuerdo con la ley de uso justo y la Guía de uso de imagen/video de The Western Journal.
Al igual que con el plagio, la violación de la ley y/o las pautas de The Western Journal en esta área es motivo de disciplina hasta la terminación inmediata del empleo o contacto.
The Western Journal está comprometido con la protección de la propiedad intelectual.
En algunos casos, podemos copiar imágenes o videos que creemos que pronto pueden ser eliminados si creemos que el contenido está dentro del alcance del uso justo y es de beneficio público, incluso si actualmente vinculamos o insertamos la fuente.
COMENTARIO EN LÍNEA
Tenemos un sistema que permite que las personas “marquen” comentarios por posibles problemas, y debemos hacer un esfuerzo razonable para revisar esos comentarios “marcados” de manera sistemática y oportuna.
Para alentar el debate público, permitimos comentarios civilizados y constructivos sobre casi todos los artículos.
Como editorial, nos reservamos el derecho de eliminar cualquier comentario por cualquier motivo.
Actualmente permitimos comentarios anónimos.
Podemos acceder y revisar la identidad de un usuario registrado que hizo un comentario cuando es citado por la policía.
Nos reservamos el derecho de acceder y revisar la identidad de un usuario registrado por cualquier motivo.
Deberíamos hacer un esfuerzo razonable para editar o eliminar comentarios para eliminar lenguaje potencialmente difamatorio, amenazas de violencia u otro discurso ilegal, pero no debemos cambiar errores gramaticales o de ortografía.
Nos reservamos el derecho de eliminar contenido que contenga correo no deseado o publicidad.
Deberíamos actualizar y renovar continuamente nuestra tecnología de comentarios para defendernos contra el correo no deseado y los troles.
CONTENIDO GENERADO POR EL USUARIO
Debemos evitar usar imágenes de contenido generado por el usuario en situaciones que puedan ser peligrosas para la persona que la creó o para las que aparecen en las imágenes. Debemos enfatizar a los posibles proveedores de contenido generado por el usuario que no deben correr riesgos para recopilar información o imágenes.
Podemos asociarnos con otras organizaciones y el público en un intento de verificar qué contenido generado por el usuario es correcto. Esto podría significar que distribuimos  contenido generado por el usuario con advertencias de que no se ha verificado, cuando corresponde.
No debemos distribuir contenido generado por el usuario excepto mediante la incrustación de la publicación original de un tercero a menos que estemos seguros de que tenemos los derechos para hacerlo. La única excepción podría ser una situación urgente donde no se puede encontrar un titular de derechos.
Si no podemos encontrar al titular de los derechos en una situación urgente y utilizamos el contenido generado por el usuario, debemos hacer esfuerzos continuos para localizar y llegar a un acuerdo con el titular de los derechos.
Consideraciones comerciales
INFORMES SOBRE THE WESTERN JOURNAL, LIFTABLE MEDIA O EMPRESAS AFILIADAS
Podemos asignar un creador de contenido interno para cubrir la historia cuando nuestra organización haya hecho algo de interés periodístico, pero exigiremos que el reportaje sea revisado por un editor de alto nivel.
REVELACIÓN DE PROPIEDAD / FUENTES DE FINANCIACIÓN
Debemos revelar públicamente todas las fuentes de financiación significativas en nuestra página de información y actualizar continuamente nuestra estructura de propiedad si se realizan cambios.
Debemos revelar si algún anunciante o industria proporciona una parte sustancial (más del 50%) de nuestros ingresos.
NOTICIAS Y PUBLICIDAD
No permitimos la publicidad de ciertos tipos de productos, como se describe en nuestros términos de servicio de publicidad.
Debemos exigir que el contenido similar a las noticias producido por los anunciantes se identifique claramente como publicidad.
Tenemos definiciones específicas y consistentes de términos como “Publicidad”, “Contenido patrocinado” y “Mensaje de …” y las revelamos a nuestros lectores.
Si se nos entrega directamente contenido patrocinado, en lugar de ser creado en nuestro estudio interno, debemos exigir que los anuncios que se parecen demasiado a las noticias estén acompañados de una declaración clara de que el artículo fue preparado por el anunciante y no involucró a nuestro personal editorial.
Podemos ayudar a los anunciantes a crear material publicitario.
Debemos aclarar cuándo los tuits o publicaciones en nuestras cuentas de redes sociales están vinculados a material preparado por el anunciante.
Debemos cumplir con todas las acciones de la Comisión Federal de Comercio sobre contenido patrocinado y promoción pagada.
Valores
OBSCENIDADES
Deberíamos reemplazar las obscenidades, las vulgaridades y los insultos con algo que claramente implique la palabra en lugar de decirla directamente (por ejemplo, “f—”). Si producimos grabaciones audiovisuales de las obscenidades, deberíamos censurarlas de manera similar.
Permitimos incrustaciones de publicaciones en redes sociales que contienen obscenidades, vulgaridades y difamaciones, siempre que proporcionemos una advertencia clara a los usuarios antes, como se describe en la Guía de estilo de The Western Journal.
MATERIAL GRÁFICO, SEXUAL, DELICADO Y PERTURBADOR
Podemos publicar material delicado y gráfico que pueda ser ofensivo para miembros específicos de la audiencia después de que el debate interno haya demostrado un claro interés público en la publicación de dicho material. Sin embargo, debemos proporcionar una advertencia clara a los usuarios antes, como se describe en la Guía de estilo de The Western Journal.
No debemos publicar contenido innecesariamente perturbador o cargado sexualmente.
Ejemplos: contenido asqueroso cómo reventar granos, funciones corporales, casi cualquier contenido diseñado para atraer intereses vulgares o lascivos, cobertura gratuita o innecesaria de personas horriblemente mutiladas o desfiguradas, etc.
Ejemplos: contenido e imágenes que entra en detalles sexuales innecesarios o es diseñado para excitar al lector.
Aclaración: los reportajes legítimos sobre crímenes sexuales o violencia son aceptables, aunque deben tratarse con discreción.
En casos de imágenes o videos de violencia gráfica o tragedia extrema, también debemos eliminar toda la publicidad usando la opción “Eliminar anuncios” en la administración de funcionalidad de nuestro sistema de gestión de contenido.
Si no hay un interés público claro o no hay temor de que la fuente original pueda eliminarlo, podemos publicar un enlace a la violencia explícita o la representación de la tragedia, dando a los lectores una opción clara para verla. En estos casos, la publicidad puede permanecer en nuestro artículo.
Las preguntas internas sobre este documento pueden enviarse a supervisores directos. Se pueden enviar preguntas externas utilizando la página de contacto de The Western Journal.
Esta política de ética se creó en parte a través de la asistencia del proyecto de Construir tu propio código de ética de la Asociación de Noticias En línea (Online News Association).
Este documento se actualizó por última vez el 1 de agosto de 2018.
Puede encontrar nuestra Política de privacidad aquí y nuestros Términos de servicio aquí.

Veracidad y precisión

Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.