Comentario

Jesucristo estaría en contra de 'la cultura de la cancelación'

Combined Shape

“Pues el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”, nos dice la Biblia.

De hecho, existe una relación inversa entre la disminución de la influencia cristiana y el surgimiento de la cultura de la cancelación, con todas sus reglas de discurso y acción socialmente aceptables que parecen crecer día a día.

Jesucristo se opuso a los líderes religiosos y sociales de su época, llamados fariseos, debido a la carga de vergüenza que ponían sobre las espaldas de la gente.

Los fariseos de hoy en día juzgan el pasado y el presente de Estados Unidos.

Los expresidentes estadounidenses George Washington, Abraham Lincoln y Ulysses S. Grant; el abolicionista estadounidense Frederick Douglass; e incluso la nueva editora de Teen Vogue y aspirante a animadora de la Universidad de Tennessee se han convertido en blanco de sus críticas.

Tendencias:
Cristo y Cultura: ¿marcharía Jesucristo en apoyo del movimiento Black Lives Matter?

Tuve una discusión con alguien al respecto de esta mentalidad mientras defendía al padre fundador Benjamín Franklin contra alguien en Twitter que exigió que la figura importante en la Ilustración estadounidense debe ser cancelada.

El cancelador argumentó que ya que Franklin había poseído esclavos antes de la Guerra Revolucionaria, todo lo demás que hacía no importaba.

Señalé que Franklin, firmante y redactor de la Declaración de Independencia, se convirtió en presidente de la Sociedad de Abolición de Pensilvania. Ese estado votó a favor de abolir la esclavitud en 1780, durante la Guerra Revolucionaria — la primera promulgación legislativa de este tipo en Estados Unidos.

Nada de esto le importaba a la persona con la que discutí en Twitter. No había posibilidad de arrepentimiento ni redención para Franklin.

¿Crees que Jesús se opondría a la cultura de la cancelación?

Esa es una forma triste y sombría de ver a los demás y, en última instancia, a ti mismo, porque no hay nadie que nunca haya pecado.

Todos los pecadores arrepentidos deben recibir la gracia. El himno cristiano “Amazing Grace” (Sublime gracia) era de hecho escrita por un ex comerciante de esclavos, convertido en ministro cristiano y abolicionista John Newton.

“Así de grande es Dios, y solo queremos estar del lado de Dios en esto, que no existe tal cosa como una persona irredimible”, dijo el Dr. Michael Maiden, pastor principal de Church of the Nations (la Iglesia de las naciones) en Phoenix, a The Western Journal sobre la capacidad de Dios para cambiar una vida.

“Usar la vergüenza como arma no siempre es solo incorrecto, es impío y tergiversa el corazón de Dios”.

Jesús realizó una larga diatriba contra los escribas (maestros de la Ley) y los fariseos de su época, como se registra en el libro de Mateo, por el juicio que imponían a personas sin piedad.

Related:
¿Traición? Junta directiva de Goya se llevó el dinero de los partidarios de Trump, ahora presuntamente censura al CEO por su apoyo a Trump

“¡Qué aflicción les espera, maestros de la ley religiosa y fariseos! ¡Hipócritas! Pues se cuidan de dar el diezmo sobre el más mínimo ingreso de sus jardines de hierbas, pero pasan por alto los aspectos más importantes de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Es cierto que deben diezmar, pero sin descuidar las cosas más importantes. ¡Guías ciegos! ¡Cuelan el agua para no tragarse por accidente un mosquito, pero se tragan un camello!” dijo Jesús.

“¡Qué aflicción les espera, maestros de la ley religiosa y fariseos! ¡Hipócritas! Pues son como tumbas blanqueadas: hermosas por fuera, pero llenas de huesos de muertos y de toda clase de impurezas por dentro. Por fuera parecen personas rectas, pero por dentro, el corazón está lleno de hipocresía y desenfreno”, continuó.

“¡Serpientes! ¡Hijos de víboras! ¿Cómo escaparán del juicio del infierno?” dijo Jesús.

Jesús, quien dijo que era el Hijo de Dios, dijo a sus seguidores: “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él”.

También enseñó a sus discípulos a orar diciendo: “Perdónanos nuestros pecados, así como hemos perdonado a los que pecan contra nosotros”.

Jesús demostró lo que esto significaba muchas veces, incluso cuando restauró a Pedro después de que el apóstol negó conocerlo, tres veces, cuando Jesús fue arrestado y se enfrentó a la crucifixión.

Jesús ofreció la misma gracia en el camino a Damasco al fariseo Saulo, que se convirtió en el apóstol Pablo, a pesar de cómo el fanático religioso había perseguido a los primeros creyentes cristianos.

Luego había la historia de la mujer sorprendida en adulterio encontrada en el libro de Juan capítulo 8, a quien los escribas y fariseos llevaron a Jesús para juicio.

“¿Qué dijo Jesús? Dice, ‘El que nunca haya pecado que tire la primera piedra'” señaló David Closson, director de Christian Ethics and Biblical Worldview (Cosmovisión Bíblica y Ética Cristiana) de Family Research Council (Consejo de Investigación Familiar), en una entrevista con The Western Journal.

Todos los que acusaron a la mujer se fueron, desde el mayor primero hasta el más joven.

El texto de las Escrituras continúa: “Jesús se incorporó de nuevo y le dijo a la mujer: ‘¿Dónde están los que te acusaban? ¿Ni uno de ellos te condenó?’ Ella dijo: ‘Ni uno, Señor’. Y Jesús dijo, ‘Yo tampoco; vete, y no peques más'”.

El enfoque de Jesús a los que han pecado es justo lo contrario de la cultura de la cancelación, señaló Closson.

“¿Cuál es el impulso de la cultura de la cancelación?” preguntó. “El impulso de la cultura de la cancelación es que hay personas, por lo que creen o por lo que han hecho, que son esencialmente irredimibles”.

“El impulso de Jesús es permanecer al lado de la gente, perdonar a la gente”, dijo Closson, y añadió que su pecado también debe ser reconocido.

El Dr. Frank Turek, un autor cristiano e instructor de Summit Ministries, estuvo de acuerdo.

“Jesús no canceló a la gente; canceló sus pecados”, dijo Turek.

El maestro proporcionó el segundo capítulo del libro de Colosenses como prueba de esta idea de que Jesús murió en una cruz en nuestro lugar para que nuestros pecados sean perdonados.

“Ustedes estaban muertos a causa de sus pecados y porque aún no les habían quitado la naturaleza pecaminosa. Entonces Dios les dio vida con Cristo al perdonar todos nuestros pecados. Él canceló [énfasis añadido] el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz”, escribió el apóstol Pablo.

Turek argumentó que no era la naturaleza de Jesús de resaltar los pecados (a menos que usted fuera un fariseo moralista) y condenar a las personas como lo hace la cultura de la cancelación.

“Jesús no quiere que cancelemos a la gente”, explicó. “Quiere que les presentemos la gracia que ofrece. De eso se trata realmente”.

Turek señaló además una aplicación simple de la “Regla de Oro” que articuló Jesús. “Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti”, habla en contra de la cultura de la cancelación.

“¿Te gustaría ser cancelado por un tweet que publicaste o una publicación de Instagram que publicaste o una opinión que difiera de la cultura?” preguntó.

Maiden cree que la cultura de la cancelación es “la antítesis del reino de Dios”.

“La idea de la cultura de la cancelación es negarse a conceder el perdón y luego negar la aceptación, y la Biblia dice que una y otra vez en Cristo, somos aceptados”, continuó Maiden.

“Dios no pierde la confianza en las personas. No las desecha”.

El predicador afirmó que la cultura de la cancelación “en realidad es algo malo” y “apela a los peores rasgos de la naturaleza humana”: la ira, el odio y la rabia.

“La cultura de la cancelación es opuesto al cristianismo, las enseñanzas de la Biblia, la vida de Cristo como todo lo que está sucediendo ahora”, argumentó Maiden.

“No podemos ayudar a las personas que estamos tratando de cancelar, amar a las personas que estamos tratando de cancelar. Y nuestra tarea como cristianos es amar a las personas, sanarlas, llevarlas a Cristo y dejar que Cristo trabaje en sus vidas, no para destruirlas, no para juzgarlas, no para perder la confianza en ellas”.

“Jesús nos dijo tan bellamente, dijo: ‘Amen a sus enemigos’. Él dijo: ‘Cuando alguien te maldiga, no devuelvas la maldición. Bendícelos’. Dijo: ‘Cuando alguien te hiere, te traiciona, te lastime o te ofende, perdónalo'”, dijo Maiden.

“Jesús siempre fue capaz de declarar una verdad poderosa que era un arma directa contra la injusticia y la opresión y, sin embargo, expresar amor a la gente”.

“La Biblia enseña la verdad — la verdad hará libres a las personas”, dijo Maiden.

Una escena de “Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el ropero”, una película de 2005 basada en la famosa serie de libros de C.S. Lewis, ilustra bien la obra redentora y liberadora de Cristo.

Aslan el león — un tipo de Cristo — acepta ser asesinado en el lugar de un niño llamado Edmund. Edmund había violado la ley de Narnia y la Bruja Blanca, un personaje simbólico de todas las cosas malas, exigió justicia.

La bruja golpea a Aslan encima de una mesa de piedra de sacrificio en la que están escritas las leyes.

Lucy y Susan, las hermanas de Edmund, encuentran al asesinado Aslan después de que la bruja hizo su acto. Lamentan su pérdida, pero cuando comienzan a salir, la tierra tiembla y la mesa se rompe en pedazos.

Entonces aparece un Aslan resucitado para su gran alegría.

“Si la Bruja supiera el verdadero significado del sacrificio, podría haber interpretado la Magia Profunda de manera diferente”, explica el león. “Que cuando una víctima voluntaria, que no ha cometido traición, es ejecutada en lugar de un traidor, la Mesa se quiebra y la muerte misma comienza a trabajar hacia atrás”.

Es hora de dar la vuelta a la muerte y cancelar la cultura de cancelación. Las enseñanzas de Jesús señalan el camino.

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español y el inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Si te gustaría suscribirte a nuestro boletín, haz clic aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección






Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , ,
Randy DeSoto ha escrito más de 1.000 artículos para The Western Journal desde que se unió a la compañía en 2015. Se graduó de West Point y la Facultad de Derecho de la Universidad Regent. Es autor del libro “Sostenemos estas verdades” ("We Hold These Truths") y guionista del documental político “Quiero su dinero” ("I Want Your Money").
Randy DeSoto es el redactor principal de The Western Journal. Escribió y fue el asistente productor del documental “Quiero su dinero” ("I Want Your Money") sobre los peligros del Gobierno Todopoderoso, comparando las presidencias de Ronald Reagan y Barack Obama. Randy es el autor del libro “Sostenemos estas verdades” ("We Hold These Truths"), que aborda cómo los líderes han apelado a las creencias encontradas en la Declaración de Independencia en momentos decisivos de la historia de nuestra nación. Sus obras han sido publicadas en varios sitios políticos y periódicos.
Randy se graduó de la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point con una licenciatura en ciencias políticas y la Facultad de Derecho de la Universidad Regent con un doctorado en derecho.
Birthplace
Harrisburg, Pennsylvania
Nationality
Estadounidense
Honors/Awards
Graduado en la lista de honores de West Point
Education
Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, Facultad de Derecho de la Universidad Regent
Books Written
Sostenemos estas verdades (We Hold These Truths)
Professional Memberships
Colegios de Abogados de Virginia y Pennsylvania
Location
Phoenix, Arizona
Languages Spoken
Inglés
Topics of Expertise
Política, entretenimiento, fe