Combined Shape
Comentario

'¿Por qué quieres destruir quién eres?': sobreviviente habla en contra de agenda trans de Biden

Combined Shape

Durante una época en la que la agenda LGBTQ se considera el movimiento moderno de derechos civiles, el trabajo de Walter Heyer no es exactamente el codiciado.

Heyer se encarga del sitio web Sex Change Regret, que ofrece recursos y orientación a personas transgénero que se arrepienten de su transición de género y desean hacer la transicion en reversa para identificarse con su sexo biológico.

Independientemente de cuán indeseable sea su posición, dado el clima político actual, el trabajo que hace Heyer es increíblemente importante — especialmente dentro de una sociedad cada vez más secular en la que todos los fundamentos del propósito, el significado y la verdad han ido decayendo constantemente.

Esta decadencia ha sido acelerada dramáticamente en Estados Unidos por el presidente recién elegido Joe Biden y sus recientes medidas para afirmar las creencias de las personas y activistas trans.

Biden está dañando a la comunidad trans, no ayudándola

Tendencias:
La superestrella de Hollywood Chris Pratt ofrece una gran sorpresa en el Día del Padre a los militares desplegados y a sus familias

Ahora se deja en manos de personas como Heyer lidiar con las consecuencias que resultaron de la agenda trans de Biden.

“No sabemos si padecen autoginefilia, trastornos fetiches travestis, si tienen trastorno disociativo, trastorno bipolar, dismorfia corporal. Hay algo que está involucrado en que quieran destruir quienes son para poder identificarse como alguien que no lo son”, dijo Heyer a The Western Journal.

“Así que esto ha sido con lo que he estado lidiando y hablando sobre cuando ayudo a las personas. Y cuando una persona me contacta directamente y trabajo con ella, esa es la pregunta que siempre le hago: ¿Por qué quieres destruir quién eres y tratar de convertirte en alguien que nunca podrás ser?”

En general, la comunidad trans ha estado plagada de graves problemas de salud mental.

Hasta el 40 por ciento de los adultos trans ha informado haber intentado suicidarse en algún momento de su vida, según una encuesta nacional realizada por el National Center for Transgender Equality en 2015. Además, varios estudios — como los realizados por BMC Public Health y SIDA y Comportamiento — muestran que la discriminación “percibida” está altamente correlacionada con estos problemas de salud mental.

Las órdenes ejecutivas de Joe Biden enmarcan claramente toda exclusión de mujeres trans (hombres biológicos) de los espacios femeninos como una forma perniciosa de discriminación. Al enseñar a las personas trans a ver tales decisiones de sentido común como una discriminación intolerante, el presidente estadounidense sin duda alimenta esta “percepción” de la discriminación, que por lo tanto está creando aún más problemas de salud mental.

En la opinión experta de Heyer, afirmar la “personalidad” de género de estas personas en lugar de tratar los problemas de salud mental subyacentes que la crean es dañino, especialmente considerando que esas personas están “en desacuerdo con lo que realmente son”.

Heyer comprende este sentimiento mejor que la mayoría de personas.

Además de su experiencia derivada del trabajo que hace ahora, el mismo Heyer fue una vez transgénero.

La historia de Walter Heyer

Related:
La bandera LGBT acaba de ser rediseñada, y al igual que el movimiento en sí, es un completo desastre

Cuando tenía entre 4 y 6 años, la abuela de Heyer lo vistió de niña con un vestido morado.

Cuando era niño, Heyer siguió este tratamiento, disfrutando de la atención y la afirmación adicionales que estaba recibiendo de su abuela. Según Heyer, esto más tarde lo llevó a experimentar disforia de género.

“La afirmación de identidades de transgénero/sexo es abuso de menores, y he estado lidiando con las consecuencias en mi vida durante 75 años”, dijo Heyer en una entrevista con The Daily Caller News Foundation.

Más adelante en la vida, en 1983 a la edad de 42 años, se sometió a una terapia hormonal y un procedimiento quirúrgico de cambio de sexo.

Mientras vivía su vida como una mujer llamada Laura Jensen, los problemas de salud mental de Heyer — incluida la disforia de género — persistieron, hasta el punto de que tuvo tendencias suicidas.

“Con el trabajo duro y el asesoramiento psicológico eficaz, resolví las heridas del pasado y mi deseo de ser mujer se disipó”, escribió Heyer en un artículo de opinión para The Federalist.

Sin embargo, en lugar de ofrecer servicios para ayudar a personas similares a enfrentarse a su realidad biológica, muchas de las políticas de Joe Biden hacen exactamente lo contrario.

La agenda trans de Joe Biden

Heyer cree que las órdenes ejecutivas de Biden de revertir la prohibición de Trump de la participación de personas transgénero en el servicio militar igual a poner fin a la discriminación de género en las agencias federales (que efectivamente permite que los hombres compitan en deportes de la mujer) son medidas “perjudiciales para el individuo” hombre y mujer trans.

Lo que es especialmente dañina, en su opinión, es la decisión de “incluir a individuos con confusión de estrógenos en este ambiente” de militares llenos de testosterona.

¿Debería exigirse a las fuerzas armadas que paguen las transiciones de género de los soldados trans?

“Hay una gran diferencia entre un hombre que está lleno de testosterona, tiene todas las partes adecuadas de su cuerpo y sabe quién es que con alguien que se quita partes del cuerpo y se agrega hormonas a sí mismo porque no sabe quién es”, dijo Heyer a The Western Journal.

Cuando se trata de firmar órdenes ejecutivas con el objetivo de dar derechos especiales a personas trans, Heyer cree que “Biden hace esto por votos”.

“Quiero decir, no hay absolutamente ninguna forma de que Biden pueda oponerse a esto”, dijo Heyer.

“Pero Biden, ya sabes, el pobre tonto, simplemente le ponen estas cosas frente a él y él firmará cualquier cosa”, continuó Heyer. “Entonces, ya sabes, él no se da cuenta de lo que está haciendo y además desconoce las consecuencias”.

“Simplemente no es el lugar para poner a las personas que tienen dificultades”.

Heyer luego señaló que “el ejército no es un lugar para experimentar” con individuos “bajo la influencia de hormonas y terapias quirúrgicas”.

Además, cree que es completamente inapropiado cobrar al gobierno el pago de las terapias y tratamientos de cambio de sexo de estas personas.

“Necesitamos entender que están luchando, que no han resuelto estos problemas con su identidad y este no es el lugar para hacerlo. Entonces, cuando la gente después — cuando se arrepiente y el ejército la ha ayudado en este proceso — ¿quién va a pagar su reversa de transición, que es dos o tres veces más cara que la transición? ” preguntó Heyer.

Por mucho que sean los costos de transición, señaló Heyer, ese costo debe triplicarse para tener en cuenta el costo de hacer la transición en reversa a las personas también.

“El gobierno va a ser responsable de estas personas por el resto de sus vidas”.

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español y el inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección



loading

Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , , ,
Combined Shape