Comentario

Refugiado cubano advierte que los estadounidenses se han tragado la píldora venenosa del comunismo

Combined Shape

Lo siguiente fue publicado por la comentarista Elizabeth Stauffer en el sitio web The American Crisis.

El apoyo al socialismo en Estados Unidos ha aumentado en los últimos años, particularmente entre los demócratas.

Una encuesta de Hill-HarrisX realizada en agosto pasado encontró que el 56 por ciento de los demócratas tenía una visión favorable del socialismo.

Una encuesta de YouGov realizada en octubre de 2020 reveló que el 40 por ciento de los estadounidenses ven el socialismo de manera positiva. Entre el grupo de la Generación Z, aquellos entre las edades de 16 y 23 años, un enorme 49 por ciento tiene una opinión favorable del socialismo, un aumento de nueve puntos desde octubre de 2019.

Vladimir Lenin dijo una vez: “El objetivo del socialismo es el comunismo”.

Tendencias:
Cristo y Cultura: ¿marcharía Jesucristo en apoyo del movimiento Black Lives Matter?

Lamentablemente, a menos que un individuo haya experimentado la agonía del comunismo de primera mano, no lo entiende realmente. Muchos estadounidenses creen que el socialismo abordará lo que ven como las desigualdades entre ellos y los ricos. Les proporcionará atención médica gratuita, educación gratuita y más. Al ignorar la creciente represión de las libertades que alguna vez dieron por sentadas, solo ven el atractivo de todas esas cosas “gratuitas”.

Debido a que la mayoría de los estadounidenses nunca han vivido bajo un régimen socialista o comunista, fácilmente descartan lo poco que han leído en los libros de historia sobre los que sí lo han hecho, diciéndose a sí mismos que nunca podría suceder en Estados Unidos.

La colaboradora de Fox News Lisa Boothe entrevistó al cubanoamericano Máximo Álvarez en el episodio del miércoles de su podcast, “La verdad con Lisa Boothe”. Álvarez huyó de Cuba en 1961 bajo la Operación Peter Pan.

Este fue un programa que transportó por aire a más de 14.000 menores cubanos no acompañados a los EE.UU. History.com lo describe como “un programa encubierto que ayudó a los niños en edad escolar a escapar de la represión en Cuba. El programa fue diseñado para proteger a los niños cubanos cuyos padres estaban siendo blanco del nuevo régimen de Fidel Castro”.

¿Crees que los demócratas están tratando de convertir a Estados Unidos en un país socialista?

Contó Álvarez su historia en la Convención Nacional Republicana (RNC, por sus siglas en inglés) el verano pasado. Advirtió sobre el plan de los demócratas de apoderarse de Estados Unidos como Castro se apoderó de Cuba. “Sé todo sobre el pasado. Nunca olvidaré el mío”, dijo.

“Mi familia ha huido del totalitarismo y el comunismo. Más de una vez. Primero mi padre de España, luego de Cuba. … Les hablo hoy porque mi familia está cansada de abandonar lo que legítimamente nos hemos ganado. No hay donde esconderse.”

“Les hablo hoy porque he visto gente así antes. He visto movimientos como este antes. He visto ideas como esta antes y estoy aquí para decirles que no podemos dejar que se apoderen de nuestro país. Escuché las promesas de Fidel Castro. Y nunca podré olvidar a todos los que crecieron a mi alrededor, que se parecían a mí, que podrían haber sido yo, que sufrieron, pasaron hambre y murieron porque creyeron en esas promesas vacías. Se tragaron la píldora venenosa comunista”.

Refiriéndose a su discurso de RNC, Boothe le preguntó a Álvarez si los estadounidenses se habían tragado la píldora de veneno comunista. “No solo lo han tragado, sino que lo han digerido”, respondió. “Escucha a los medios. Ya no son imparciales. Se nota cuánto odian este país”.

Related:
Encuestas alarmantes del prosocialismo de Gen Z muestran que Estados Unidos está destinado al fracaso si nada cambia

“Mira nuestra, nuestra academia. Nuestros niños no están siendo … están adoctrinados. Se les enseña que Estados Unidos es un mal país. Que somos unos racistas, que somos malas personas y tenemos que pagar. Si este país fuera racista, yo no estaría aquí. Si este país fuera un país racista, la mayoría de nosotros no estaría aquí porque incluso algunas personas de su familia vinieron de otro país”.

“Qué los niños ya no reciban educación, qué sean adoctrinados”, añadió.

“Qué las personas se odien el uno al otro. Envidia, odio. Qué los negros odien a los blancos. Qué los ricos odien a los pobres. Qué las personas que viven en la ciudad odien a las personas que viven en la granja. Todo es parte del Manifiesto Comunista, y Saul Alinsky lo señala muy, muy bien”.

La conversación se convirtió en un discurso de 1956 pronunciado por el líder soviético Nikita Khrushchev en el que declaró: “Tomaremos América sin disparar un tiro. No tenemos que invadir los Estados Unidos. Los destruiremos desde adentro … ”

Álvarez señaló,“ Y en ese discurso, dice, un día Estados Unidos de América será comunista y ni siquiera tendremos una guerra. Nos infiltraremos en su educación, nos infiltraremos en la sociedad, nos infiltraremos en su población adolescente”.

Quizás China tuvo algo más que ver con esto que Rusia, pero las palabras de Khrushchev fueron muy proféticas.

Está sucediendo. Las señales de advertencia eran obvias para muchos antes de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo.

Hoy, a poco más de 100 días de su presidencia, ya no se puede negar la verdad.

Necesitamos luchar para salvar a nuestro país.

Este es un llamado a la acción.

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español y el inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Si te gustaría suscribirte a nuestro boletín, haz clic aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección






Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , ,
Elizabeth es una escritora política independiente. Ha contribuido a RedState, The Federalist, The Geller Report y otros medios de comunicación conservadores.
Elizabeth es una escritora política independiente. Ha contribuido a RedState, The Federalist, The Geller Report y otros medios de comunicación conservadores.