Comentario

Casa Blanca da marcha atrás cuando Joe Biden llama a la situación fronteriza una 'crisis'

Combined Shape

La Casa Blanca de Estados Unidos ha reaccionado a los comentarios hechos por el presidente Joe Biden en los que caracterizó la crisis en su frontera sur como una crisis al tranquilizar cuidadosamente al pueblo estadounidense que la crisis en la frontera, de hecho, aún no es una crisis después de todo.

Esto se debe, por supuesto, a que la posición oficial de la Casa Blanca sobre la crisis fronteriza es que, pase lo que pase con todos esos niños refugiados apiñados como sardinas en centros de detención que no cumplen con las restricciones de COVID, no es una crisis en absoluto.

Durante el fin de semana, Biden aparentemente salió del guión, usando la palabra que comienza con la letra c — quiero decir “crisis” — mientras hacía comentarios sobre su promesa incumplida de limitar el número de refugiados permitidos en el país en 2021 y 2022.

Aunque anteriormente había dicho que aumentaría el límite de su predecesor el presidente Donald Trump de 15.000 refugiados a 62.500 para el año fiscal 2021, que termina en octubre, y a 125.000 para el año fiscal 2022, Biden pareció comprometerse brevemente a volver al límite de 15.000 antes de aceptar la indignación de gente cómo el escuadrón (que incluye las congresistas: Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Rashida Tlaib y Ayanna Pressley), prometiendo aumentar los números el próximo mes.

“Vamos a aumentar el número [de refugiados]. El problema fue que el asunto de los refugiados forma parte de lo que se estaba trabajando sobre la crisis que derivó en la frontera con los jóvenes y no podíamos hacer dos cosas a la vez. Y ahora vamos a aumentar el número”, dijo Biden a los periodistas sobre este cambio de actitud el sábado, según CNN.

Tendencias:
Twitter toma medidas enérgicas contra la nueva cuenta que publicaba declaraciones de Trump horas después de su lanzamiento

Por supuesto, esta es la primera vez que un miembro de la administración se ha referido a la “no-crisis” como una “crisis” y fue el propio presidente de los Estados Unidos. Sus manejadores se apresuraron a borrar sus huellas.

En un sesgo cuidadosamente elaborado proporcionado a los nobles guardianes de la verdad en CNN, la Casa Blanca de Biden insistió firmemente en que esta “crisis” no era la “crisis” que las políticas de Biden han creado, que definitivamente no es una crisis.

Más bien, Biden en realidad se refería a las crisis en los países del Triángulo Norte que llevan a estos refugiados a nuestra puerta, donde son recibidos con una respuesta federal que definitivamente no ha creado una crisis.

El presidente “se estaba refiriendo a la crisis en Centroamérica — las terribles circunstancias de las que muchos están huyendo. No se estaba refiriendo a la respuesta del gobierno federal”, dijo a CNN un funcionario anónimo de la Casa Blanca.

¿Crees la explicación que dio la Casa Blanca?

“La respuesta y el proceso del gobierno federal se han centrado en encontrar soluciones que nos permitan abordar estas causas fundamentales, ampliar el espacio de capacidad y transferir rápidamente a los niños a familiares. Seguimos centrados en sacar a los niños de las instalaciones de [Aduanas y Protección Fronteriza], en instalaciones adecuadas, y en última instancia unidos con parientes o patrocinadores que son seguros y han sido aprobados.”

El lunes por la tarde, la secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki también sacó a relucir una afirmación de la posición de la administración a partir del uso problemático de la palabra “crisis” por parte del presidente durante una sesión informativa.

“El presidente no cree que los niños que vienen a nuestra frontera en busca de refugio de la violencia, las dificultades económicas y otras circunstancias extremas sea una crisis. Sí siente que la crisis en Centroamérica — las circunstancias espantosas de las que muchos huyen — que esa es una situación en la que debemos dedicar nuestro tiempo o esfuerzo y debemos abordarla si queremos evitar que llegue una mayor afluencia de migrantes en los próximos años”, dijo.

Ay, ¡por favor!

Esto es tan creíble como la insistencia de la Casa Blanca de que no se trata de una crisis.

Related:
Representante republicano da la alarma después de descubrir quiénes se benefician de la promoción de la compañía de autobuses eléctricos por parte de Biden

Una posición, por cierto, que no podría ser más ofensiva para todos los involucrados, el pueblo estadounidense, las fuerzas del orden y los propios migrantes.

El número de migrantes encontrados por las fuerzas del orden se ha disparado desde que Biden asumió el cargo; la cifra superó los 100.000 en febrero y 172.000 en marzo, según CNN.

Los grupos traídos por los contrabandistas son, en algunos casos, dejando rastros de basura al cruzar ilegalmente que plantean preocupaciones tanto de seguridad como ambientales para las comunidades en la frontera.

Las condiciones de los menores no acompañados en las instalaciones donde están alojados se han informado sistemáticamente como horribles y los delincuentes sexuales condenados están siendo capturados tratando de reingresar al país.

Los migrantes enfermos de COVID no están siendo puestos en cuarentena, separados de aquellos que dan negativo en la prueba, y están siendo liberados en el territorio continental de EE.UU.

Por supuesto, la situación es una crisis, y la Casa Blanca se niega a admitir esto porque si lo hicieran, tendrían que asumir la culpa de lo que es tan obviamente una crisis de la propia administración.

Pero, ¿qué dice de la administración si ni siquiera puede hacer que Biden concuerde?

Estimados lectores, estamos buscando personas excelentes para unirse a nuestro equipo. Si estás interesado en el periodismo y la traducción y dominas el español y el inglés, asegúrate de consultar nuestras oportunidades profesionales aquí.

Si te gustaría suscribirte a nuestro boletín, haz clic aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección






Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , ,
Isa creció en San Francisco, donde fue brevemente una socialista de extrema izquierda antes de conocer a Jesús y a su esposo en Hawai. Ahora educa en casa a sus dos hijos y trabaja por cuenta propia en los Ozarks.
Isa creció en San Francisco, donde fue brevemente una socialista de extrema izquierda antes de conocer a Jesús y a su esposo en Hawai. Ahora educa en casa a sus dos hijos y trabaja por cuenta propia en los Ozarks.