Combined Shape Path 27
Artículo de Opinión

Itxu Díaz: Pasión por la ruina

Combined Shape Path 27

El escritor H. L. Mencken tenía la virtud de estar siempre de mal humor. Sin ataduras y enfadado es mucho más fácil hacer un análisis clarividente del gobierno y la política.

“El hombre sensato”, escribió una vez, “cuando paga impuestos, está convencido de que no está haciendo una inversión productiva y prudente con su dinero; por el contrario, siente que está pagando muy caro servicios que, en su mayoría, no disfruta y que en gran forma son absolutamente perjudiciales para él”.

Y lo cierto es que si pudiéramos elegir cómo canalizar nuestras aportaciones tributarias para maximizar su eficacia, jamás las pondríamos en manos de la misma burocracia gubernamental a la que ni bajo los efectos de diez whiskies compraríamos un automóvil de segunda mano.

El gobierno, si le dejas, es el cuñado gorrón que se come todo los aperitivos en la cena de Nochebuena antes de darte las buenas noches y desprenderse del abrigo.

La desconfianza sobre lo público, típicamente conservadora, es sana, sienta bien y te hace más guapo en los selfies de Instagram.

Tendencias:
DACA derribado: El juez derriba el programa, lo deja a la izquierda aturdida

Es la principal defensa contra el socialismo, que a día de hoy no es más que confiar en que un tipo que no sabe quién es, como Biden, y una mujer que no se aguanta a sí misma, como Harris, administrarán tu dinero mejor que tu mismo, cuidarán de ti mejor que el prójimo, y educarán y protegerán a tus hijos mejor de lo que lo haces tu.

Después de tantos años de miseria, de fracaso, de pobreza y de atentados contra los valores de Occidente, la extraña buena fama del socialismo solo se explica por la incapacidad de la derecha para desenmascararlo.

Por eso y por la inclinación a la pereza inherente al hombre desde el pecado original es cómodo soñar con que un gobierno inmenso llenará tu nevera, cuidará de tu descanso, y subvencionará tus complejos y discriminaciones ancestrales, cualesquiera que sean. Es cómodo pero es falso.

Los socialistas como Biden llevan siglos prometiendo que ayudarán a los pobres y lo único que sabemos con certeza es que ellos se han hecho mucho más ricos.

¿Estás de acuerdo de que ‘pasión por el socialismo es pasión por la ruina’?

A la hora de la verdad, todo este griterío de los últimos meses, toda la humareda callejera de un supuesto racismo, carece de importancia en las agendas de los candidatos.

Sencillamente, no existe. Era solo un espejismo mediático.

Lo único que existe, que podemos palpar con las manos en los programas electorales, es que Biden, si llega a la Casa Blanca, asaltará las carteras de la clase media, que es el modo en el que socialismo convierte países prósperos en órdenes mendicantes laicas, lastradas por burocracia de inspiración soviética, y combinando la gesta empobrecedora con lluvias de dólares aleatorios a minorías y delirios ideológicos varios que no repercuten en absoluto en ninguno de los problemas graves de la nación, incluyendo el de la pobreza.

De algún modo, con su plan salvaje de subida de impuestos, Biden está prometiendo a sus votantes que hará todo lo posible por desplumarlos, y que en adelante Kamala Harris se encargará de administrar sus dólares, y más de uno ya da gracias a Dios de que al menos el encargado de hacerlo no sea Hunter o el Tío Xi Jinping.

Lo que quizá no se esperan es que todo lo que Harris sabe de economía es que lo fundamental es que los ciudadanos americanos puedan cambiar gratuitamente muchas veces de sexo, y abortar incluso a niños que ya gatean por el paritorio, que como defienden todos los economistas ilustrados, es el resorte económico clave para hacer que un país próspero siga siendo competitivo.

Related:
David Echevarria Landauro: Fascismo, comunismo, socialismo en América Latina, neocomunismo vs. capitalismo en el Perú

En definitiva, pasión por el socialismo es pasión por la ruina. Un alto riesgo para un país que debe liderar la recuperación mundial en la situación sanitaria, social y económica más compleja e inquietante que el mundo ha vivido en muchos años.

Del mismo modo que solo puedes permitirte ser comunista cuando ya eres rico, los países suelen apostar por el socialismo cuando los gobiernos de la derecha han posicionado en lo alto sus economías.

A nadie sensato se le ocurre depositar de pronto su confianza en la redistribución forzosa y el saqueo socialista cuando el mundo y sus economías están viviendo un cataclismo de consecuencias impredecibles.

Quienes reinciden en las políticas de izquierdas cuando ya están sumidos en la pobreza, como Venezuela o Cuba, lo hacen solo porque ya no se les permite decidir algo diferente. Que esa es otra de las características del socialismo, que es como una amante celosa y manipuladora a la que ni siquiera puedes disculpar por guapa.

Se parece bastante a la mujer malvada del poema del español Luis Alberto de Cuenca:

Era una criatura detestable
en el plano moral, un ser abyecto,
una abominación lovecraftiana.
No era tampoco guapa, ni atractiva,
ni graciosa, ni joven, ni simpática.
Era un montón perverso de basura.

Estos son mis apuntes sobre el plan de Biden para subir los impuestos.

Otro día hablamos de la deuda federal. Antes de afrontarlo necesito tres o cuatro litros de cerveza y un buen equipo de abogados.

Las opiniones expresadas en este artículo de opinión son las de su autor y no son necesariamente compartidas ni respaldadas por los propietarios de este sitio web. Si está interesado en contribuir con un artículo de opinión a The Western Journal, puede obtener información sobre nuestras pautas y el proceso de envío aquí.

Veracidad y precisión

Envie una corrección



loading

Estamos comprometidos con la verdad y precisión en todo nuestro periodismo. Lee nuestros estándares editoriales.

Etiquetas:
, , , , , , , , , ,
Combined Shape Path 27
Itxu Díaz (La Coruña, 1981) es periodista y escritor. En España ha trabajado en prensa, radio y televisión. Inició su andadura periodística fundando la revista Popes80 y la agencia de noticias Dicax Press. Más tarde fue director adjunto de La Gaceta y director de The Objective y Neupic. En Estados Unidos es autor en la legendaria revista conservadora National Review, firma semanalmente una columna satírica en The American Spectator y en Diario Las Américas, y es colaborador habitual de The Daily Beast, The Washington Times, The Federalist, The Daily Caller, o The American Conservative. Licenciado en Sociología, ha sido también asesor del Ministro de Cultura Íñigo Méndez de Vigo, y ha publicado anteriormente nueve libros: desde obras de humor como “Yo maté a un gurú de Internet” o “Aprende a cocinar lo suficientemente mal como para que otro lo haga por ti”, hasta antologías de columnas como “El siglo no ha empezado aún”, la crónica de almas “Dios siempre llama mil veces”, o la historia sentimental del pop español “Nos vimos en los bares”. Su próximo libro es “Todo iba bien”, un breve ensayo sobre la tristeza, la nostalgia y la felicidad, y sale a la venta el 1 de octubre (y preventa el 15 de septiembre).
Birthplace
La Coruña, España
Nationality
español
Books Written
Yo maté a un gurú de Internet, Aprende a cocinar lo suficientemente mal como para que otro lo haga por ti, El siglo no ha empezado aún, Dios siempre llama mil veces, Nos vimos en los bares




loading